Los celos, el inicio de la violencia invisible entre jóvenes

Los celos, el inicio de la violencia invisible entre jóvenes

Es alarmante la visión que tienen los adolescentes sobre los celos hacia su pareja y el control que llegan a ejercer sobre ella, un control que ven sano y normal, porque “para eso estás conmigo y con nadie más”.

Origen de los celos

Mirar su móvil, controlar lo que se pone, saber en todo momento donde está….son actitudes que son vistas normales por un amplio sector de la población, sobre todo si el control lo ejerce de hombre hacia una mujer, porque es lo que tiene que hacer un novio.

Pero al realizar estas acciones se está a un paso de comenzar con las agresiones verbales y físicas, porque el control no termina nunca.

Los celos parten de la inseguridad, de los miedos y necesidad de sentirse apreciado; no es ninguna justificación, puesto que pueden derivar en actos violentos, pero si es un primer paso para saber cómo se pueden atajar y poner solución.

Las terapias para los celos, individuales o en pareja, pueden ser una buena alternativa, siempre y cuando que la persona celosa colabore.

Si la persona no asume que tiene un problema y afirma que tiene a su lado una persona en la que no se puede confiar , es cuando justifica sus acciones por lo que hace la otra persona y así no logra revisar su conducta.

Cuando se trata de parejas adolescentes es muy complicado que acudan a una terapia, puesto que su juventud les hace poseedores de poder cambiar su actitud con los años; algo totalmente incierto, puesto que la persona que tiene este tipo de problemas con los celos no los resuelve de la noche a la mañana o cambiando de pareja.

Si además tu entorno mas próximo aplaude tus acciones las situación tendera a normalizarse, con todo lo que esto implica.

los celos

Y es que hemos llegado a un punto en el cual ya podríamos hablar de lacra social, de problema enquistado y de otros muchos calificativos.

Los celos en la juventud

Los jóvenes son mas posesivos de lo que eran nuestro padres y abuelos, y a esto ha favorecido mucho la entrada de las redes sociales en nuestras vidas, el saber en todo momento donde y con quien estamos.

Nuestros antepasados sufrirían de los celos enfermizos también, en la adolescencia o en una edad más adulta, pero las relaciones no eran iguales, no se contaba con redes sociales donde tenemos ciberamigos que ni siquiera conocemos en persona.

La evolución social ha favorecido muchas cosas, pero otras tantas las ha empeorado. Aún se tiene la falsa creencia de que si te controla es porque le importas y te quiere.

Las relaciones no se viven con la misma intensidad en la adolescencia que en una edad más adulta. La inexperiencia y las hormonas pasan la factura.

¿Debería ser alarmante el número de menores que sufren acoso y violencia por parte de sus parejas?

¿Debería existir más campañas preventivas para los celos?


Formación relacionada

El Máster en Educación Social da al alumno una formación teórico-práctica para que pueda realizar planes de intervención social, tanto a nivel individual como a nivel comunitario. Formarás parte de procesos de participación social, ayudando a mejorar las capacidades de colectivos especialmente aquellos que sean más vulnerables o sufran riesgo de exclusión social.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + dos =