¿Es posible sobrevivir al verano, manteniendo el peso?

Que el verano está para disfrutar y desconectar de las rutinas está por descontado, pero también está para cuidarse. Además, puede ser una de las mejores épocas para reflexionar sobre si nuestros hábitos de vida y de salud resultan saludables o intoxicantes para nuestro cuerpo. Aucal quiere hacer hincapié, con esta entrada, en algunos aspectos relativos al verano.

Para la mayoría de la población, el verano es sinónimo de comer todo lo que se quiera y en cualquier momento del día, de proponerse adelgazar rápidamente para lucir palmito en las playas, de realizar barbacoas grasientas o de beber cervezas y mojitos en las largas tardes, entre otros hábitos veraniegos.

La desesperación, el sentimiento de culpa, la baja autoestima,… vienen de la mano acompañando a septiembre. La vuelta a las rutinas, al trabajo, la vuelta al cole, la ‘depresión postvacacional‘ y los kilos de más nos hacen replantearnos cambiar todo en un momento. Es así como queremos un plan de detoxificación del cuerpo, un gimnasio donde nos quiten los ‘michelines’ y a un profesional de la salud –dietista-nutricionista– que nos haga volver a nuestro peso anterior en el menor tiempo posible, sin ninguna intención de retirar esas conductas veraniegas.

 

¿Se puede sobrevivir al verano sin ganar kilos de más? La respuesta es muy obvia: pues sí.

A los dietistas- nutricionistas nos rechinan los oídos cuando oímos  que “la dieta es incompatible con el verano”. Es aquí cuando os planteamos diversas preguntas como ¿por qué las barbacoas han de ser ‘sota, caballo y rey’ o sea, chorizo, panceta y morcilla? En la mayoría de las barbacoas españolas, no hay cabida para unos muslos de pollo con pimientos de padrón, un bistec con patatas asadas, un chicharro con verduritas a la parrilla, lacón con pimientos o unos filetes de pollo con setas a la plancha.

Todos estos platos tienen un mejor perfil nutricional y su ingesta hace que tengamos una mejor digestión, ingiriendo así menos grasa y pudiendo también repetir estas celebraciones en más ocasiones. En la variedad de elegir está el gusto de cuidarse por fuera y por dentro.

sobrevivir-verano

 

¿Se puede salir de tapas sin necesidad de aumentar la ingesta calórica?

Elegir el tapeo es la asignatura pendiente de muchos de nosotros. A continuación te damos diferentes ideas de tapeo, sin necesidad de renunciar a salir con los amigos:

Banderillas: opción poco calórica y tentempié saludable.

– Tapas de conservas de pescado del tipo de las anchoas, sardinillas o boquerones.

– Pulpo, sepia, gambas, mejillones, langostinos, calamares,… Pero hay que prestar especial atención a las salsas.

– Escalibada, verduras a la plancha, champiñones rellenos, huevos cocidos con atún o setas al ajillo.

– Tortilla de patata, ‘papas arrugadas’ con aceite y pimentón, una ración de paella, arroz con chipirones en su tinta,…

– Jamón ibérico o jamón cocido.

– Salmorejo o gazpacho.

Con este listado de tapas, ya no hay excusas para no cuidarte y hacer un cambio de hábitos en tu día a día. Si no sabes cómo cambiar, puedes pedir ayuda a un profesional en la materia. El dietista-nutricionista puede guiarte en esta ardua tarea en la que empiezas a realizar un cambio para poder mejorar en otros aspectos. Y, precisamente, Aucal imparte el Máster en Dietética y Nutrición, en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija, que incluye la titulación de Técnico Superior en Dietética y Nutrición y que proporciona al alumno un estudio completo de dietética y nutrición para poder diseñar intervenciones nutricionales y evaluaciones en el marco del conocimiento de los alimentos y procesos que conducen a su elaboración.

 

¿Cómo logras mantener el peso sin coger kilos de más en verano?

¿Qué opinas acerca de las dietas exprés que hacen perder peso rápidamente?

 

Información relacionada

Cuida tu peso fuera de casa

Diez ciudades españolas donde puedes comer tapas gratis

 

3 comentarios

  1. Muy bueno lo de sota, caballo, rey = chorizo panceta morcilla. Y muy cierto por desgracia.

    Una barbacoa digna no tiene por qué ser siempre así. El pollo a la brasa está muy bueno y es mucho más sano. De tanto en tanto habría que recordarlo. La buena nutrición no está reñida con el sabor.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

dos + veinte =