Comportamientos de los niños ¿adquiridos o aprendidos?

Cada niño, padre y situación es un caso único, no existe una técnica concreta para mejorar los problemas de comportamiento de los más pequeños; lo que puede funcionar con un niño puede no aportar nada a otro. En la gran mayoría de los casos se trata de comportamientos normales para un nivel madurativo y edad, los menores de 3 años son impacientes, juguetones, deseosos de explorar el mundo que les rodea.  Necesitan límites, pero se pasan el día desafiándolos, para ver hasta dónde llegamos.

Una situación  estresante  es al  que suele provocan un mal comportamiento en los niños, hambre o sueño son los situaciones que más se repiten. Los niños que están expuestos a tensión y peleas entre sus padres o entre sus padres y niños mayores frecuentemente se sienten confundidos y asustados, lo que algunas veces provoca que se comporten mal.

Si queremos conseguir que un niño se porte bien debemos utilizar una serie de técnicas, como sería mantener un buen vínculo afectivo con los progenitores, dedicando tiempo suficiente a estar juntos, a jugar con ellos, prestar atención a sus actuaciones y ejercer el control sobre ellas cuando sea necesario son algunas de las pautas para corregir los problemas de conducta en el niño. La atención que un niño recibe de los adultos juega un papel primordial en el control de la conducta de los pequeños. Tan importante es prestarle la suficiente atención cuando se comporta de forma adecuada, y halagarle por ello, como retirársela cuando el comportamiento sea negativo. El ejemplo y la constancia son los pilares fundamentales para modificar cualquier conducta que consideremos negativa. Si desistimos ante el primer imprevisto nunca conseguiremos modificar estas conductas

Niños y su comportamiento

 

Los niños con problemas de conducta suelen tener varias conductas negativas al mismo tiempo, por un continuado tiempo durante el cual los padres practican todo una serie de habilidades poco adecuadas para mejorar la situación. Adicionalmente estos niños tienen un temperamento difícil, pueden tener pequeños problemas neurológicos, se mueven en ambientes deficitarios, en su familia hay problemas, ocasionando todo esto un apego inseguro.

Los niños agresivos suelen ser psicóticos, no muestran empatía hacia sus iguales, y esto complica aún más todo, puesto que las técnicas utilizadas serán escasas en el tiempo para conseguir que esto no ocurra.

Muchos niños modifican sus conducta al escolarizarlos, puesto que el contacto con sus iguales les facilita una comunicación que no con todo el mundo pueden  tener, digamos que entre niños “hablan su idioma”. Es por ello que estas conductas se deben vigilar e intentar modificarlas, pero cuando estemos seguros de que eso es lo que ocurre. Una mala orientación en una edad tan temprana puede acarrear problemas de conducta en la adolescencia, y eso es algo más difícil de modificar.

Aucal posee un área social y de ayuda a la comunidad muy completa. Puedes informarte sin compromiso aquí.

 

¿Los problemas de comportamiento son adquiridos o ambientales?

¿ Son significativos los comportamientos a edades tan tempranas?

 

MÁS INFORMACIÓN:

Los niños presentan importantes mejorías dentro de los trastornos de conducta disruptiva bajo el apoyo de los padres presentes en las terapias

Los niños prematuros sufren más trastornos emocionales

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =