¿Cómo comprar saludable?

Cada día es más evidente la importancia que tiene una correcta alimentación en nuestra salud presente y futura, por lo tanto, es necesario cuanto antes empezar a cuidarnos.

Cuando alguien me solicita consejo o trucos, muchas veces motivado por problemas de salud, siempre recomiendo empezar por la compra de alimentos o la elaboración de los menús y basándose en estos para ir a comprar.

Debido a la dificultad que conlleva planificar una dieta equilibrada, para alguien que no tenga los suficientes conocimientos en Dietética y Nutrición, hoy nos vamos a centrar en la compra de alimentos, pequeños cambios pueden ser muy importantes.

Estos primeros pasos para empezar una dieta saludable muchas veces son los más sencillos pero difíciles de cumplir, hay que dedicar un tiempo clave para conseguir nuestros objetivos.

A continuación, se incluyen unos consejos prácticos que espero que puedan ser útiles.

  • Elegir los alimentos que vamos a comprar y los que no

Para ello es aconsejable realizar una lista de los grupos de alimentos que nos gustan y tenemos permitidos. De entre ellos, elegir estos alimentos y otros similares para conseguir variedad en la dieta. Por ejemplo, si pienso en pescados blancos si ya he comido merluza, pero puedo probar otros pescados similares para nuevos platos.

  • Agrupar los alimentos por frecuencia de compra

De manera diaria, semanal, mensual, dependiendo de nuestras posibilidades reales de compra, nuestra capacidad de almacenamiento y método de conservación. Lo ideal sería poder comprar a diario lo que vamos a consumir, porque evitaríamos tener que congelar y almacenar mucho tiempo el alimento, perdiendo parte de sus propiedades, pero esto no siempre es posible y hay que tenerlo en cuenta.

  • Dejar planificada la compra de cada mes en el calendario

Es darle la importancia que tiene, no hacerlo implica relegarlo a un papel secundario.

Si compramos fruta y verdura 2 veces en semana, fijar los días de los que vamos a disponer de tiempo.

Así con el resto de alimentos.

  • Revisar lo almacenado antes de ir a comprar

Llegado el día de la compra revisamos lo que tenemos almacenado y ajustamos lo que exactamente tenemos que comprar. En la mayoría de los comercios vamos a encontrar una gran oferta de productos y es conveniente tener claro lo que buscamos dentro de todas las variedades que encontramos en las estanterías y mostradores.

  • Fijarse en la información nutricional

Por último, recordar que los alimentos que compramos envasados, deben incluir todos los ingredientes que los contienen, destacando los alérgenos de declaración obligatoria e incluir toda la información nutricional. Esto nos permite comparar productos similares y descartar los que tengan un ingrediente que no queramos como el aceite de palma o que tengan una riqueza mayor en ácidos grasos saturados. O decantarnos por alimentos con mayor cantidad de fibra o proteínas.

¿Te cuesta comprar saludable?

¿Siempre es una tentación para ti las innumerables ofertas en el comercio?

 

Formación relacionada
Técnico Superior en Dietética y Nutrición

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

siete + quince =