¿Cómo saber si un alimento es más saludable qué otro?

A simple vista parece una pregunta de respuesta sencilla, pero si se quiere ser preciso y profesional hay que meditar la respuesta y tener en cuenta los múltiples condicionantes que nos podemos encontrar.  ¿Bueno para quién?, o ¿Bueno cuando?, o ¿Cuanto?, ¿Cuál es el índice de masa muscular que tengo y el que quiero conseguir?

La mayoría de las veces tendemos a simplificar, hay nutrientes buenos y nutrientes malos, ya sean azúcares, grasas, sal,  proteínas, vitaminas o minerales. Miramos la etiqueta y buscamos ese nutriente y vemos la cantidad que tiene o revisamos cada uno de los ingredientes que lo componen buscando información por si encontramos algo que no consideremos sano, por ejemplo los aditivos, aceite de palma, … , sin  tener en cuenta, algo tan importante como la cantidad en la que se encuentra.

Además nos encontramos con los prejuicios o los alimentos que están de moda o por el contrario, se consideran venenos, no siempre por causas lo suficientemente justificadas.

O incluso alguno de sus componentes como la lactosa o el gluten, cuyo contenido debe ser eliminado de la dieta para la población que sufre intolerancia o alergia, pero que no hay perjuicio para el resto de la población.

Sería interesante analizar el caso de una madre que tenía un miedo irracional e injustificado y se negaba a seguir las instrucciones de su pediatra e  introducir a su bebe las papillas con gluten pensando que podría ser peligroso para su hijo. 

La mayoría de las veces partimos de falsos mitos que no nos planteamos. Frases que todos hemos escuchado,  “el chocolate negro es más sano”, cuando lo escucho suelo preguntar a la persona que me lo dice ¿y por qué?,  recibiendo múltiples respuestas, porque es más natural, porque no lleva leche que es un veneno, porque lleva menos azúcar, porque engorda menos,…

Sería interesante realizar una comparativa y análisis de diferentes chocolates y comprobar hasta qué punto esa afirmación siempre es cierta. De todos modos no es lo mismo una onza de chocolate que 10, ni que se lo tome una persona sedentaria o deportista,…

Si queremos responder a nuestra  pregunta inicial tenemos que ver para quien, en qué cantidad se va a consumir y qué aporta en su conjunto ese alimento, tener una visión global de la persona, su dieta y todo lo que la rodea.

Conoce el valor nutricional de los distintos alimentos y adquiere profundos conocimientos en anatomía, fisiología, fisiopatología y dietoperapia con nuestro Máster en Nutrición y Dietética, con doble titulación y 9 meses de duración.

2 comentarios

    1. Buenos días Héctor, gusto en saludarte. La mejor sugerencia ante este tipo de solicitud es ir directo a una Nutricionista, ya que depende de cada persona la dieta que se le va a dar, porque cada cuerpo reacciona de manera diferente. Puedes seguir algunos consejos que hemos dado en otras entradas de nutrición, que te ayudarán a llevar una vida más saludable. Ya que lo más importante de todo para empezar a bajar de peso, es cambiar el estilo de vida. Si tu vida es sedentaria, debes empezar a cambiar algo que te obligue a moverte y tomar conciencia de lo importante de alimentarse bien y a la hora que corresponde. Cambia snack de chips por frutas, almendras o semillas, en vez de comer pan de molde, come algún pan integral….cosas así de pequeñas empezarán a cambiar tu salud. Espero haberte ayudado. Te envío un abrazo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

4 × tres =