¿Existe relación entre la acrilamida y el cáncer?

Muchas han sido las noticias que se han hecho eco a lo largo de la semana pasada por el día mundial del cáncer. En Aucal, con nuestro equipo de dietistas-nutricionistas – como educadores en salud nutricional- nos sumamos a lucha contra esta enfermedad informando sobre la importancia de la alimentación saludable y la manera en que es necesario evitar el consumo de ciertos productos y las formas varias de cocinarlos.

Cada año y la previsión futura sobre nuevos casos de cánceres va en aumento. El tratamiento farmacológico, el estilo de vida y la alimentación, son claves tanto en la prevención como en la mejoría de la enfermedad.

Uno de los tóxicos que más tenemos a nuestro alcance y que probablemente consumamos a diario sin darnos cuenta, es la acrilamida. Se trata de una sustancia química que se crea de forma natural en productos alimenticios que contengan almidón durante los procesos de cocción cotidianos a altas temperaturas como la fritura, la cocción, el asado y también durante procesos industriales con temperaturas a 120ºC y a baja humedad. ¡Cuántas veces hemos preferido un panecillo bien tostado, unas ricas chuletillas “tostaditas” en la barbacoa o esas gambas a la gabardina bien “refritas”!. Pues quizás en más de una ocasión.

Resulta de vital importancia, realizar una renovación frecuente en los cambios de aceites, ya que éstos se degradan con las altas temperaturas y con el uso excesivo.

Aunque los alimentos más susceptibles de una mayor ingesta de acrilamida son el pan, la patata, el café, los cereales de desayuno o las galletas; alimentos ricos en hidratos de carbono. No conviene olvidar, a los productos procesados tales como empanadillas, patatas para freír,.. en el que se necesita una buena fritura. No obstante, esto últimos productos no forman parte de una alimentación saludable.

El factor de riesgo más modificable es la alimentación, siendo además necesaria en la prevención de otras muchas enfermedades. El alcohol, la obesidad, el consumo excesivo de carne roja procesada, el escaso consumo de verduras y frutas o la inexistencia de leguminosas en los menús, como los más destacados. Así que opta por una alimentación consciente, saludable y equilibrada. Porque si la alimentación es una de las fichas más importantes para poder evitarlo, ¿te arriesgas a perderlo?

La dietética es la ciencia que estudia la alimentación y los hábitos alimentarios de las personas adaptándose a su condición fisiológica. Si deseas puedes formarte con Aucal Business School que imparte el Máster en Dietética y Nutrición, en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija, que incluye la titulación de Técnico Superior en Dietética y Nutrición. El objetivo principal es poder diseñar intervenciones nutricionales y evaluaciones en el marco del conocimiento de los alimentos y procesos que conducen a su elaboración.

¿Conocías este tipo de sustancia química?

¿Crees que una alimentación basada en legumbres, verduras y frutas puede ayudar a preservar la aparición del cáncer?

Información relacionada

“Cambiando los hábitos ya se podrían reducir el 40% de los tumores”

La prevención del cáncer empieza en tu plato

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

tres × 4 =