Las 7 claves de una dieta saludable

¿Ya sabes qué es lo que no puede faltar en tu alimentación diaria?

Cuando se trata de tener unos hábitos saludables, existe mucha confusión al respecto. No solo por la cantidad de información que tenemos a nuestra disposición hoy en día (sobre todo gracias a Internet) sino porque bajo el concepto de “vida sana” hay muchos aspectos que tener en cuenta.

Uno de ellos, y probablemente el más conocido, sea la alimentación. Y a pesar de que no sea el único (el deporte, la autoestima, las relaciones con otras personas, etc. también forman parte de una vida sana), sí que es un buen punto de partida para lograr esos hábitos que todos buscamos.

Por ese motivo, si este año tu objetivo es conseguir mejorar tu salud de verdad, estos siete consejos serán tus mejores aliados:

  1. Come comida real: fresca, comprada en el mercado y cocinada en casa. Las verduras y las frutas tienen que ser la base de toda dieta sana, seguidas por proteínas y grasas de calidad como las que nos encontramos en los frutos secos, los huevos, el aguacate, el aceite de oliva virgen extra, etc.
  2. Evita los alimentos ultraprocesados: es decir, la mayor parte de los productos que puedes comprar en un supermercado. Solo te aportan un exceso de sal, de azúcar y de grasas no saludables, como las hidrogenadas.
  3. Recupera las legumbres: son un ingrediente muy versátil en la cocina, muy nutritivo y muy económico. ¡Recupera la comida de toda la vida!
  4. Opta por frutas y verduras de temporada: no solo estarán más sabrosas y tendrán más vitaminas y minerales sino que serán mucho más baratas. Además, si eliges productos locales también estarás contribuyendo con el medioambiente.
  5. Los lácteos, mejor enteros: si te gustan y te sientan bien los lácteos, lo mejor que puedes hacer es tomarlos enteros y no desnatados. No solo te sentirás más saciado después de comerlos sino que la grasa que contienen es muy beneficiosa para poder asimilar correctamente la vitamina D, un nutriente esencial para estar sanos.
  6. Mantente bien hidratado: recuerda, el agua es la mejor opción para hidratarse, seguida por las infusiones y el té. Deja de lado los refrescos y si consumes alcohol, que sea de forma responsable.
  7. Incorpora alimentos fermentados a tu dieta: el kéfir, el chucrut, el miso, etc. Este tipo de alimentos son muy beneficiosos para nuestros intestinos. ¡Además de que están muy ricos!

 


Conoce el valor nutricional de los distintos alimentos y adquiera profundos conocimientos en anatomía, fisiología, fisiopatología y dietoterapia. Podrás gestionar y promover dietas alimenticias y contribuir con la salud y bienestar de las personas, además estudiarás acerca de la importancia de la nutrición deportiva, así como participar en el proceso, desarrollo y promoción de nuevos productos en el mercado, formar parte de la producción y distribución de los mismos.

Con el Máster en Dietética y Nutrición te especializarás en un área profesional en la que se está produciendo un incremento de la demanda de este tipo de profesionales, debido a la actual problemática de la alimentación. Este Máster es título propio de Fundación Aucal y con una carga lectiva de 600 horas (12 ECTS).

Un comentario

  1. Interesante artículo, ya solo falta añadir hacer ejercicio de 2/3 veces por semana y se podría llamar un estilo de vida saludable. Pondremos en práctica estos consejos. Un saludo🙋

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

uno × 5 =