El Acoso virtual

Las cifras sobre maltrato y violencia sobre mujeres menores de edad por parte de sus parejas son bastante alarmantes durante los últimos años; chicas muy jóvenes, con parejas mucho mayores que ellas, con más experiencia en la vida para poder convencerlas de mantener una relación a espaldas de sus padres, y de cualquier otra persona que le pueda “abrir los ojos” ante una realidad insostenible. En la mayoría de ocasiones el contacto se produce a través de redes sociales, donde cualquier mentira es válida, amparada por la falta de contacto físico que ofrece Internet.

¿Qué lleva a una adolescente a buscar pareja a través de una pantalla?

Chicas muy jóvenes, con su pandilla de amigos, sin dificultad aparente para conseguir conocer chicos de su edad. Pero está claro que algo ocurre para que esto pase. La redes sociales son igual de atractivas para menores y adultos, pero los adultos por su experiencia previa en la vida no caerán tan fácilmente en las garras de cualquier desaprensivo; la adolescencia es una época complicada en cuanto a relaciones sociales, un niño que en casa siempre fue muy hablador, que le contaba todo a  sus padres, de repente entrara en un mutismo, y cuanto más presión hagan los padres para que les cuente menos dispuesto estar el menor a hacerlo. No tiene que ser necesariamente un hogar desestructurado, con padres separados o familia monoparental, tan solo un chaval con muchas emociones contenidas y un cambio hormonal en curso, sin herramientas para gestionar esta nueva situación de manera adecuada.

Los adolescentes necesitan hablar con alguien que les entienda, sin juzgarlos, y encuentran en Internet gente que dice que tiene su edad o poco más mayores, con sus mismos problemas, encantadores y comprensivos, creándose un lazo tan fuerte con el captor que hay adolescentes que se niegan a colaborar con la policía para capturar al delincuente. Y es que para ellos, los padres son los malos de la historia.

Cómo operan en internet los acosadores virtuales

El “modus operandi” de estos delincuentes informáticos es siempre el mismo, después de un tiempo hablando por Internet insistirán en quedar y conocerse, y el adolescente está tan metido en la historia que accederá. Es entonces cuando la historia cambia: comienzan una relación, las conversaciones mantenidas caerán en el olvido, porque la persona encantadora y comprensiva dará paso a una persona posesiva y manipuladora, presionando a la menor para mantener relaciones y no contárselo a nadie, y si la menor decide cortar la relación se volverán agresivos, intentando controlar sus movimientos. Si la menor se lo ha contado a sus padres será entonces cuando ya existan denuncias y órdenes de alejamiento que desgraciadamente no siempre serán acatadas por el adulto acosador.

¿Qué puede mover a una menor a entablar una relación con una persona que no conoce a través de las redes sociales?

¿Dejamos demasiada libertad a los menores para poder acceder libremente a Internet?


Formación profesional relacionada

Con el estudio del Máster en Orientación Educativa y Psicopedagogía, podrás especializarte en el asesoramiento pedagógico de las diferentes etapas hasta la adolescencia. Serás capaz de realizar planes de intervención para tratar cualquier anomalía y prevenir situaciones de maltrato o bullying, drogodependencia… A la vez que se fomenta valores esenciales como  la convivencia y la disciplina, además de una orientación educativa y profesional.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ocho + Trece =