Adicción a la tecnología

Vivimos en un mundo moderno y tecnológico, donde todo funciona por electricidad y todo está en Internet; televisiones con acceso a la red, móviles, tablets….todo a nuestro alcance y al alcance de nuestros menores. Hasta hace bien poco si no sabías algún dato lo buscabas en libros, en la biblioteca, en las colecciones de enciclopedias que había en casi todos los hogares. Pero hoy los niños dice: búscalo en Internet. Asumiendo que es una fuente inagotable de recursos y que siempre ha sido así.

Como todos los avances tienen su parte positiva y su parte negativa, y dependiendo el enfoque que se le dé no debería verse como poco productivo. El principal problema es cuando se quiere suplir la presencia de los adultos mediante la televisión o un móvil, puesto que es ahí cuando los niños normalizan la situación. Todas las personas respondemos de igual manera ante lo nuevo, con expectativa e ilusión, si se trata de algo que nos motiva y gusta responderemos con una ansiedad que no teníamos ante el estimulo agradable que nos ha sido quitado. Esto es lo que nos ocurre con el ordenador y con el móvil, el no tener acceso a Internet se convierte en un auténtico drama.

Nos hemos generado un problema que no teníamos con una difícil solución, y trasladamos a los niños esa necesidad de tener en todo momento el control de donde están nuestros conocidos y de poder localizar aquello que queremos.

Los niños a través de Internet se van creando un aislamiento social,  un mundo irreal pero que lo viven como propio, sin percatarse de lo efímero que puede llegar a ser. Y eso tiene su repercusión en su vida diaria, puesto que irán perdiendo las herramientas necesarias para interactuar cara a cara con sus compañeros. Y cada vez se va bajando más la edad de inicio en las nuevas tecnologías.

Ya existen menores diagnosticados con adicción al móvil, existiendo tratamientos para tratar este trastorno; se está empezando a considerar una droga más, como el alcohol y el tabaco, una droga aceptada socialmente, con lo cual será más complicado frenar su uso. Evidentemente no podemos apartarlos de la sociedad y hacer que vivan al margen de lo que ocurre en ella, pero si se debería intentar que la edad de comienzo no fuera tan temprana y enseñarles a usarlo con moderación y con conocimiento de lo que están haciendo.

Demasiados cambios en un breve periodo de tiempo, lo que nos hace platearnos si realmente estábamos preparados para ello. Porque debería haber una etiqueta que dijera: use con moderación. Es su responsabilidad.

¿Qué podemos hacer como sociedad para evitar que los niños se “enganchen” a las nuevas tecnologías?

¿Podríamos vivir sin móvil?

Formación relacionada
Vista nuestra Área de Formación Social aquí

 

MÁS INFORMACIÒN:

 

Un comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − tres =