Las historias detrás de la custodia compartida

Una de las reivindicaciones que realizan las mujeres maltratadas es el poco “tacto” que tienen aquellos jueces que otorgan una custodia compartida, puesto que los hijos del matrimonio tendrán que vivir con el maltratador. Es un tema espinoso, puesto que el maltratador alegara que a sus hijos siempre los ha tratado con el mayor de los respetos. Cada vez está más extendida la incompatibilidad de la guardia y custodia compartida de los hijos con la existencia de condena de uno de los cónyuges por delito de amenazas en el ámbito familiar, pero esto no lo contempla la ley, tan solo el sentido común del que juzga, con lo cual nos podemos encontrar con casos donde ocurra lo contrario, donde los hijos se vean obligados a pasar temporadas con su padre, con aquel que maltrató a su madre, ya sea de manera física o verbal. Tampoco tiene mucho sentido negarles el derecho de ejercer como padres, pero es una tarea compleja, puesto que quien maltrata no lo hace tan solo una vez, algo se esconde tras ese ataque violento, algo que se debe buscar, el origen del problema y ponerle solución. Siempre y cuando el interesado quiera, evidentemente.

Hace falta una reforma que debe apuntar en la dirección de buscar la complicidad de quienes son imprescindibles para su aplicación, pero sin olvidar los problemas reales; una reforma que apueste por fomentar una sociedad respetuosa con la igualdad, con los derechos de las mujeres y de los niños y las niñas.

Muchas son las mujeres que no denuncian por miedo, pero no por lo que a ellas les pueda ocurrir sino por el futuro de su hijos, de esos seres indefensos que verán como su futuro cambia en cuestión de segundos. Muchos padres maltratadores, a los cuales les esté resultando complicado conseguir la custodia de sus hijos, alegaran que estos sufren Síndrome de Alienación Parental, que es una teoría sin base científica ni respaldo de la Organización Mundial de la Salud según la cual, los niños se inventan el maltrato por influencia de sus madres.

Pero la realidad es que en la mayoría de casos no se pregunta  a los menores que opinan y que es lo que desean; y deberían hacerlo, puesto que se trata de su futuro y su  bienestar, de su vida a partir de esa ruptura de familia. Porque el trauma por la disolución de la familia se une el hecho de que alguien está decidiendo por ellos.

¿Se debería preguntar a los menores cual es su opinión al respecto?

¿ La custodia compartida se puede dar en todos los casos de separación de pareja, o deberían establecerse excepciones?

Formación relacionada

Técnico Superior en Mediación Familiar, título propio de la Universidad Antonio de Nebrija , el alumno adquirirá los conocimientos necesarios para intervenir en el ámbito familiar, indicando pautas de intervención satisfactorias, en función de las necesidades de la familia en cuestión, con el objetivo de llegar a una resolución pacífica de los conflictos en el ámbito familiar.

MÁS INFORMACIÓN:
– Le quitan la custodia de su hijo a un hombre que maltrataba a su esposa: https://www.elmundo.es/sociedad/2017/04/08/58e91ab9268e3e2f338b45d2.html
– Maltratador con derecho a custodia: https://politica.elpais.com/politica/2015/02/13/actualidad/1423851106_004105.html

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cinco =