Mediación Familiar

Conflictos familiares: ¿Es efectiva la mediación familiar?

La mediación familiar nace como una instancia de intervención frente a conflictos familiares. Básicamente la idea es llegar a un acuerdo amistoso para no tener que enfrentar un juicio.

¿Qué es la mediación familiar?

Como su nombre lo dice, es un mediador de conflictos familiares y su objetivo es encontrar una solución amistosa a los problemas que se presentan en una familia, ya sea de divorcio o separación, con los hijos, en una relación de pareja, problemas de convivencia o herencias, convenios reguladores, entre otros.

En España la instalación de la mediación familiar es reciente, pero con el paso del tiempo se ha arraigado y es sostenida en base a cuatro leyes vigentes y aprobadas en la actualidad.

Generalmente se piensa que la mediación familiar está asociada a la resolución de conflictos, pero no es tan así, se podría decir, que es más bien gestionadora de conflictos, ya que trata de crear lazos entre las partes involucradas para resolver amigablemente los problemas.

También se piensa, erróneamente, que la mediación familiar es una justicia alternativa, no es tal, ya que su objetivo es ser un mediador entre las partes, un gestionador de resolución de problemas familiares, con el fin de no llegar a un juicio, sabiendo todo lo que eso significa en costos emocionales y económicos.

Incluso, muchas veces no todos los conflictos pueden ser resueltos por un mediador, ya que se requiere de la voluntad y empatía de quienes quieren resolver los problemas.

Finalmente, se trata de ofrecer un sistema diferente al generalizado litigio, ya que es una instancia más privada y donde pueden conversar las partes involucradas con un tercero (mediador).

Otra característica importante a mencionar de la mediación familiar es que es un acto voluntario, no se impone. Las partes deben estar de acuerdo en forma voluntaria para aceptar el proceso, lo mismo que su finalización o retirada de dicho proceso.

El objetivo principal del mediador es que los problemas o conflictos sean tratados por las partes involucradas, a fin de que sean ellos mismos quienes busquen las soluciones más adecuadas, propiciando la comunicación entre ellos, no imponiendo.

La mediación no impone soluciones dictaminadas por terceros, como es el caso del litigio, ni sanciona los actos que han dado origen al conflicto. Busca el entendimiento de las partes, para llegar a soluciones si así lo quieren.

La mediación les presenta a las personas involucradas, una gama de posibilidades que podrían solucionar los conflictos, para que ellos elijan la más adecuada para su caso y así evitar el incierto paso por los juzgados.

Tanto la justicia como la mediación trabajan en sus propios campos y deben poder colaborar franca y lealmente entre ellas.

Donde más se ha desarrollado la mediación es en el ámbito de la pareja y de la familia en general, y se popularizó a nivel mundial a partir de su aplicación en procesos de ruptura de pareja.

¿Por qué ha aumentado el uso de la mediación familiar?

Son muchos los factores que inciden en los problemas familiares y rupturas de pareja, y podríamos decir que el más importante es la transformación que ha experimentado la sociedad, lo que ha supuesto un cambio radical en la familia: “aumento de la clase social media; descenso de la natalidad; economía saneada; la incorporación masiva de la mujer al mundo laboral; el papel más activo del hombre en el hogar y cuidado de los hijos; el apoyo de los abuelos; la implicación de terceras personas (empleadas del hogar), etc.”

Como vemos, son muchos los factores que han incidido en este aumento de la mediación familiar, pero el más relevante ha sido la incorporación de la mujer al mundo laboral, con todo lo que ello significa en el cambio de la estructura familiar.

En este siglo la estructura familiar ha cambiado, en muchos aspectos, lo que lleva muchas veces a la desestabilización y puntos de fricción entre los integrantes de la familia. Un ejemplo de estos cambios es que ya no es la mujer quien se dedica exclusivamente al cuidado de los hijos y de la casa, y no es el hombre el único sustento económico, las responsabilidades se comparten.

Cuando se forma una familia, muchas veces significa romper con costumbres y tradiciones familiares arraigadas por mucho tiempo, lo que origina puntos de desacuerdo, los cuales van causando roces a lo largo del tiempo.

Podríamos nombrar muchos ejemplos de conflictos familiares, ya que la vida misma está llena de problemas, los cuales se transmiten en el ámbito familiar y muchas veces no los detectamos a tiempo y no los solucionamos, lo cual lleva a rupturas familiares. Lo relevante es que si queremos solucionar los conflictos, busquemos la instancia que más nos acomode.

En los últimos quince años han aumentado las separaciones y divorcios, llamando la atención el alza de separaciones con acuerdo, sobre las separaciones contenciosas.

Entonces cabe preguntarse, ¿es efectiva la mediación familiar?

Debemos decir que la mediación no es la primera instancia a la que recurren los involucrados en conflictos de pareja o familiares, ya que siempre ha sido recurrir a un abogado como primera opción, para que desde allí proceda un juicio.

Lo ideal sería que los abogados derivaran a las parejas en conflicto a un mediador, pero no es siempre así, ya que la falta de información adecuada y el desconocimiento del recurso influye mucho. La abogacía en general ve muy lejano el mundo de la mediación, ya que lo entiende como el papel de “negociador” y por lo mismo la derivación es escasa.

Pero el paso del tiempo no es en vano y en este caso no es la excepción, ya que cada vez son más los casos de conflictos que se resuelven con la mediación familiar, lo que demuestra su efectividad en forma lenta y paulatina, pero segura y firme.

En un mundo tan convulsionado, tan acelerado, es necesario e importante buscar soluciones pacíficas frente a los conflictos familiares, soluciones empáticas y amistosas, por eso nace la instancia de mediación familiar.


Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.mediador.org/mediacion-para-el-acuerdo/historico-de-la-mediacion-familiar-en-espana-nueva-edicion-actualizada/

https://unaf.org/mediacion-familiar-2/

https://www.epostgrado.com/mediacion-familiar-que-es-y-como-actuar-ante-ella/?gclid=CjwKCAjwwqaGBhBKEiwAMk-FtLEVhd8dHg5auoLQaPdI8vb0FFTVckIHUPMPpAGTHD9ufiiHEUgJWhoCwzcQAvD_BwE

https://mediacionesjusticia.files.wordpress.com/2013/12/la-mediacic3b3n-familiar-y-su-regulacic3b3n-por-silvia-hinojal.pdf


Oferta Formativa

Curso Superior en Mediación Familiar

Los conflictos familiares necesitan soluciones rápidas y sencillas, por eso, son de enorme relevancia los técnicos en mediación familiar. Con este Curso Superior en Mediación Familiar, que es un título propio de la Universidad Antonio de Nebrija y tiene una carga lectiva de 300 horas (12 ECTS), el alumno adquirirá los conocimientos necesarios para intervenir en el ámbito familiar, indicando pautas de intervención satisfactorias, en función de las necesidades de la familia en cuestión, con el objetivo de llegar a una resolución pacífica de los conflictos en el ámbito familiar.

Más información en nuestra página: https://www.aucal.edu/cursos-diplomados/curso-mediacion-familiar.html

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − uno =