motivación

La motivación: ¿cómo interviene en el aprendizaje?

Uno de los temas mas complejos relacionados con el proceso de enseñanza- aprendizaje, es la motivación, ya que, tanto padres como docentes, buscan asiduamente la forma de poder motivar a los niños a estudiar. No es una tarea fácil, por esto debemos ser capaces de identificar aquellas variables que pueden lograr el entusiasmo por aprender, lo que traerá como consecuencia un aprendizaje significativo.

¿Qué es la motivación?

La complejidad del comportamiento humano hace que frente a un mismo estímulo se pueda responder de modo diferente en distintas ocasiones. Y si el mismo estimulo no provoca siempre la misma respuesta, algo debe suceder en el interior del organismo que varíe de una situación a otra.

En psicología se da el nombre de motivación a lo que incita al organismo a iniciar una acción determinada y a continuarla respondiendo a algunos estímulos del medio. La motivación es un impulso interno que dirige la acción hacia un fin y es muy importante, porque nos lleva a buscar activamente los recursos para garantizar nuestra subsistencia o satisfacción personal.

Puede que la motivación venga de nuestro propio interés por el tema o porque necesitamos ese conocimiento por algo en específico. Si no nos interesa o no nos entusiasma el tema, contenido o recompensa, no llamará nuestra atención y no habrá un aprendizaje significativo.

Tipos de motivación

La motivación, lógicamente, debe emanar de alguna fuente. Si esta fuente proviene de un elemento ambiental externo a la persona, la motivación será extrínseca y si proviene de factores internos como lo son: los intereses, valores, actitudes, expectativas, pensamientos, metas personales, etc.; se denomina motivación intrínseca.

Por ejemplo, la motivación extrínseca aparece cuando un estudiante quiere realizar una tarea por factores externos, como recompensas o castigos, y, además, los factores motivadores son recompensas externas como el dinero o el reconocimiento por parte de los demás.

La motivación intrínseca ocurre cuando las personas estamos internamente motivadas a hacer algo, porque creemos que es importante o porque nos resulta placentero. Los estudiantes con este tipo de motivación estarán emocionados por realizar sus tareas por el desafío que resulta completarlas, más que por algún incentivo o recompensa. Por ejemplo, un joven que estudia porque quiere lograr su meta de ingresar a la universidad, está motivado intrínsecamente.

También podemos hacer una clasificación basada en la carga emocional que posee la motivación de la persona, ya que puede ser una motivación positiva (para obtener recompensa, ya sea interna o externa) o negativa (para evitar una consecuencia desagradable o castigo externo, o la frustración interna).

Importancia de la motivación en educación

La posibilidad de mantenerse motivado es fundamental para desempeñar muchas de las tareas que, de una manera u otra, nos suponen algún tipo de esfuerzo o de postergación del placer. Es tan simple como que, sin motivación, la acción se hace difícil, lenta o insostenible en el tiempo.

En el aprendizaje, la motivación juega un rol protagónico, ya que, sin ella, es muy difícil lograr aprendizajes significativos en el estudiante, independiente de la edad, porque todos necesitan un motivo que los aliente a comprender y adquirir conocimientos y habilidades.

Claramente, la motivación intrínseca es más importante que la extrínseca al momento de enseñar. Quizás con niños mas pequeños la entrega de recompensas puede funcionar, pero a medida que crecen es fundamental que los alumnos posean motivación intrínseca, que sientan la importancia de adquirir nuevos conocimientos, que aspiren a más, que se propongan metas personales que los motiven a seguir aprendiendo.

Entonces, ¿Por qué es importante mantener a los niños motivados por aprender? La motivación incrementa el esfuerzo y su persistencia en la tarea, aumenta su iniciativa, mejora sus habilidades de procesamiento cognitivo y mejora el desempeño general.

La figura del docente y de los padres son fundamentales para guiar a los niños en el aprendizaje. En el desarrollo de las clases, el docente debe tener la capacidad de transmitir emoción y motivación en su enseñanza, demostrar que los contenidos que enseña servirán en su vida diaria y que permitirán comprender el mundo y la sociedad que deben enfrentar.

Como hemos visto en el articulo sobre el diseño universal del aprendizaje y las neurociencias, la motivación es un elemento clave para la adquisición satisfactoria del aprendizaje y está comprobado científicamente que la emoción del que enseña influye en el aprendiz.


Fuente utilizada en este artículo:

https://blog.cognifit.com/es/importancia-motivacion/


Acerca de la Autora

 

 

 

 

Gabriela Briceño Garay

Titulada con honores en Educación Diferencial (Chile), con Mención en Déficit Intelectual. Dentro de sus especializaciones y experiencias destacan el ser Especialista en Trastornos del Lenguaje y Dificultades del Aprendizaje, Jefatura Técnica Pedagógica y Coordinación de Programas de Integración Escolar, además de contar con un perfeccionamiento en Diseño Universal para el Aprendizaje y en Arteterapia. Actualmente cuenta con un Diplomado en Educación Inclusiva.


Oferta Formativa

Máster en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica

El Máster Oficial en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica ha sido diseñado como una titulación que capacitará a los futuros profesionales en conocimientos sobre orientación, diagnóstico, asesoramiento e intervención psicopedagógica en los alumnos, utilizando los métodos y técnicas más apropiadas, en el cual los alumnos adquirirán una formación integral y multidisciplinar en el ámbito educativo y psicopedagógico.

Más información en nuestra página: https://www.aucal.edu/masteres-oficiales/master-en-psicopedagogia-y-orientacion-educativa.html

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =