custodia compartida

Disputas familiares: ¿Por qué necesitamos un mediador?

La custodia compartida es la gran alternativa en los últimos tiempos. Sin embargo,  esto no nos garantiza evitar el sufrimiento del menor; los niños son las personas que más sufren con cualquier disputa familiar. Siempre son los perjudicados aunque el conflicto les resulte ajeno. Ya sea la separación de los progenitores o algún tipo de discusión que les impide tener contacto con otros miembros de la familia. Para facilitar la resolución en estos conflictos la figura del mediador es clave.

Custodia compartida: cómo tratar el tema sin perjudicar al menor

Cuando una pareja con hijos toma la decisión de separarse, estos hijos deben alternarse para visitar y convivir con los dos progenitores. En muchos casos se producen disputas familiares; puesto que abuelos, tíos y primos también reclaman pasar tiempo con esos menores. Lo cual no siempre resulta fácil.

Quizás con la custodia compartida logre que los menores se relacionen con todos los miembros de su familia, ya sea por parte materna o paterna. Pero si la custodia es tan solo de uno de los progenitores, resulta más complicado. En estos casos la mediación resultara de gran ayuda puesto que se separa la pareja, no los hijos del resto de familiares.

Si el menor tuviera la edad suficiente para poder hablar y razonar seria conveniente mantener una entrevista; para poder así detectar también las preferencias del menor. Ellos son también parte implicada, y rara vez se cuenta con su opinión. Aunque sí que es verdad que este aspecto está cambiando gracias a la figura del mediador familiar.

Pero existen otros casos. Circunstancias en las que no hay separación de pareja pero los abuelos no pueden ver a los nietos; porque sus padres no quieren. Ya existen sentencias pioneras al respecto. Donde una decisión judicial es la que ha resuelto que los abuelos tienen derecho a ver a sus nietos. Será un tribunal quién marque unos horarios y unas pautas, y seguramente la figura del mediador ayudara bastante en estos casos. Y es que hay que evitar a toda costa emplear a los niños como moneda de cambio o arma para dañar a otros que también les quieren.

custodia compartida

El objetivo del mediador: evitar los tribunales

El mediador acercara posturas y en muchas ocasiones consigue que se llegue a un entendimiento sin necesidad de pasar por los tribunales. No deberá nunca posicionarse a favor de ninguna parte, eso es conocido por todos; pero en muchos casos simplemente con estar consigue resultados óptimos. Quizás no se ha conseguido nada en años de diálogo, o de disputa, quién sabe; pero el que haya una tercera persona neutral a los problemas condiciona siempre el resultado final. Sea para bien o para mal.

Y es que un niño no es de nadie y es de todos. Es una persona, con su autonomía y sentimientos; pero a la vez necesita toda una red de personas alrededor para poder desarrollarse perfectamente. Está claro que necesita como mínimo de unos padres, o por los menos unos de los dos progenitores si el otro faltase. Pero el resto de la familia también es igual de importante. El desarrollo pleno se alcanza cuando se han conseguido tener todas las necesidades básicas cubiertas.

¿Los niños nacen con custodia compartida?

¿Necesitan los niños relacionarse con más familiares?


Formación Relacionada:

Los conflictos familiares necesitan soluciones rápidas y sencillas, por eso, son de enorme relevancia los técnicos en mediación familiar. Con este curso de Técnico Superior en Mediación Familiar, que es un título propio de la Universidad Antonio de Nebrija y tiene una carga lectiva de 300 horas (12 ECTS), el alumno adquirirá los conocimientos necesarios para intervenir en el ámbito familiar, indicando pautas de intervención satisfactorias, en función de las necesidades de la familia en cuestión, con el objetivo de llegar a una resolución pacífica de los conflictos en el ámbito familiar.

Un comentario

  1. La custodia compartida es un tema muy controversial. En esencia, es una buena solución. Sin embargo, muchos padres lo toman como un capricho.

    Es importante adoptar decisiones con madurez que sean positivas para el menor.

    Buen aporte!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 4 =