El castigo o los límites

El castigo o los límites: la gran diferencia que debes saber

Ya hemos pasado la época de la utilización de la frase “la letra con sangre entra” y de utilizar la violencia física en todo momento con los niños. El castigo o los límites, descubramos cuál es la diferencia.

¿Qué es mejor para los niños, el castigo o los límites?

Como alternativa al castigo se proponen los límites, aunque ninguna de ellas es efectiva al 100%, y ojalá no fuera necesario utilizar nada, pero los niños, junto con sus ideas y su comportamiento como respuesta a su adaptación al mundo, es totalmente necesario guiarlos y hacer que su vida sea lo más tranquila posible.

Lo que sí hay que tener claro desde el principio, es que se castiga por justicia, no por fastidiar.

A partir de los 9 o 10 años ya los niños pueden razonar sus acciones ya ejecutadas, y lo que se debería hacer ante estas.

No todos los comportamientos son iguales, puesto que no es lo mismo suspender un examen, por vaguería, o por no haberse esforzado lo suficiente, que tener malas contestaciones y faltar el respecto a la gente.

Otro punto importante es que no podemos hacer responsables de determinados actos a un niño de 4 años o a un niño de 12, el niño de 4 aún no tiene determinadas normas de comportamiento interiorizadas, está empezando a hacerlo, poco a poco, a través de las indicaciones de sus progenitores o adultos de su entorno.

En cada familia se decidirán cómo ejecutar el castigo o los limites, qué pasar por alto y que no, serán los padres o tutores quienes decidan finalmente.

Objetivo del el castigo o los límites

El castigo, si se aplica, debe cumplir su función, la cual sería que el menor tiene que sacar en conclusión que lo que se busca es que sea responsable y consecuente con sus actos, y que según vaya creciendo se le irá pidiendo más responsabilidad, porque se le está preparando para la edad adulta.

El castigo o los límites

Que no vean el castigo como algo injusto y desacertado, con lo cual es mejor implicar al menor en la búsqueda de una acción correcta para esa corrección.

Los limites y las normas existen para poder vivir en sociedad de manera adecuada, sin que unos puedan interferir en la vida de otro, para no crear conflictos.

Que un niño sepa razonar de manera correcta la relación causa-efecto debería ser entendido como algo de prioridad máxima, pero no siempre se consigue, porque pensamos que un niño de 3-4 años no va a saber hacer el razonamiento que nosotros queremos y buscamos.

La eficacia de la educación no puede apoyarse en la fuerza de los gritos, sino en la evidencia de las razones.

¿Eres más de imponer el castigo o los límites, o los dos?

¿Porque crees que el castigo físico no cumple con los resultados deseados?


Estudia nuestro Máster en Psicopedagogía, en modalidad online y 9 meses de duración.

Con el estudio del Máster en Orientación Educativa y Psicopedagogía, podrás especializarte en el asesoramiento pedagógico de las diferentes etapas hasta la adolescencia. Serás capaz de realizar planes de intervención para tratar cualquier anomalía y prevenir situaciones de maltrato o bullying, drogodependencia… A la vez que se fomenta valores esenciales como  la convivencia y la disciplina, además de una orientación educativa y profesional.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 3 =