El gran reto educativo: los niños hiperactivos

Los niños hiperactivos estorban y molestan a partes iguales; en nuestra sociedad en general y en las aulas en particular. El gran ratio profesor-alumno que marca nuestro sistema educativo tampoco ayuda a la integración y comprensión de este colectivo cada vez más numeroso. Si el colegio no cuenta con el suficiente personal para atender las demandas específicas de este alumnado la mayoría están condenadas al fracaso.

A pesar de las dificultades que pueda tener un niño hiperactivo en la escuela, esto no significa que este niño no pueda ser bueno en otras áreas, pues suelen poseer una gran creatividad, así como una mayor capacidad musical y artística, y suelen contar con una energía inagotable. Pero suelen ser habilidades que pasan más desapercibidas, puesto que no son áreas muy importantes en el curriculum escolar. Los docentes al dejar pasar por alto este potencial están desaprovechando una oportunidad de oro para motivar a esos chicos. De igual modo ocurre en casa, los padres premian las buenas notas en asignaturas como matemáticas, lengua, ciencias…pero prestan escasa atención a otro tipo de habilidades que se siguen considerando más lúdicas. Si un niño llega con un 2 en matemáticas y un 9 en dibujo la gran mayoría de padres reforzaran las matemáticas, poniéndole un profesor particular, dedicándole más horas…. Pero poco harán para fomentar la habilidad para el dibujo de su hijo.

Una de las prácticas habituales en la mayoría de colegios es mandarles deberes extra a estos niños, con la idea de reforzar aquellos conocimientos en los cuáles están un poco más atrasados, pero está demostrado que no sirve de nada mandar muchas tareas para casa. Los niños hiperactivos no deben tener más carga de trabajo que los otros en casa. Además, tardan más tiempo en hacer lo mismo que otros. Con lo que el objetivo que se pretendía lograr queda frustrado.

Necesitan aprender y practicar técnicas de estudio más que insistir en los conceptos; no suelen tener dificultad en comprender éstos, a pesar de parecer lo contrario. Suelen contar con una gran memoria, a pesar de no acordarse donde han puesto un libro hace 10 minutos o la conversación mantenida hace un rato.

El problema no se soluciona llevándolo a un colegio “especial”, pueden y deben acudir a un centro normal, con otros compañeros de su misma edad. Lo que sí hay son unas determinadas características que cualquier colegio donde quieran enseñar a niños hiperactivos debe cumplir. Donde comprendan la diversidad de los alumnos en cuanto a su capacidad para aprender y donde entiendan que no toda diferencia en cuanto a tipo de inteligencia es una discapacidad, puesto que este error es cometido constantemente, pensar que son niños con discapacidad. Ayudará mucho también que el centro tenga la flexibilidad necesaria para atender a distintos tipos de niños en sus aulas, haciendo modificaciones en su metodología de enseñanza, y en la evaluación de los alumnos si es necesario. Son cuatro premisas básicas que si se siguen se verán resultados espectaculares en estos niños.

¿Crees que en los colegios no se trata de manera adecuada a los niños hiperactivos?

¿Qué sería necesario cambiar en el sistema educativo para poder atender las necesidades de estos niños?

FORMACIÓN RELACIONADA

Máster en Educación Orientativa y Psicopedagogíatitulación de Fundación Aucal y con una duración de 9 meses

MÁS INFORMACIÓN:

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + diecinueve =