El orientador: ese gran desconocido

El orientador: ese gran desconocido

 

Una de las funciones del orientador educativo es guiar a los menores a lo largo de toda su trayectoria educativa, acompañar y explicar, atender la diversidad y las necesidades educativas, planificar los diferentes procesos que conlleva su función de orientar, atender el  desarrollo integral del individuo…

Si bien, es una figura desconocida y hasta poco reconocida en el actual modelo educativo. Pero hay que reconocer que su presencia resulta indispensable y necesaria a partes iguales. Antes de que surgiera la figura del orientador en sí, eran los profesores los encargados de llevar a cabo todas las tareas que ahora desarrolla aquel, pero eso suponía sobrecargarlos de responsabilidades que no siempre podían asumir de la manera más correcta.

La orientación es fundamental en la vida de todas las personas, supone el ‘estar centrado’ y con visión de futuro. Todos nos hemos encontrado ante situaciones que no sabemos cómo afrontar. Si un adulto necesita orientación para reconducir su vida en determinados momentos, vamos a ponernos en el lugar de un niño o adolescente. Los momentos de recepción de pérdida de la situación pueden ser infinitos.

El orientador es un facilitador, debe mostrar empatía y propiciar alternativas, haciendo que el orientado encuentre el camino adecuado sin que su discurso se convierta en una charla. Un orientador es necesario en un colegio de primaria y en un instituto de secundaria. Es más, debería ser una figura clave también en la universidad, sobre todo, el primer año, que está lleno de cambios y adaptaciones continuas.

Pero, en general, la gente está poco hecha a la figura del orientador, no lo ven como punto de referencia al cual acudir. Esto está cambiando poco a poco, pero cuesta y está costando. Los padres acuden al tutor del menor ante cualquier problema, al profesor que está todo los días en contacto con su hijo o hija.

En ocasiones, el profesor deriva al orientador para tratar temas concretos. Pero aún se sigue viendo al orientador como a un extraño, como alguien ajeno al sistema educativo, cuando en realidad tiene mucho que aportar a este.

Indistintamente de si el centro es público o privado, existe un departamento de orientación habilitado para que esta figura ejerza sus funciones y atienda las necesidades educativas de alumnos, familias y profesores día a día.

El orientador escolar puede ser un psicólogo, un pedagogo o un psicopedagogo. Aunque la base de formación no es la misma para ninguno de ellos, puesto que han estudiado carreras distintas y los conocimientos que han adquirido durante su formación no son iguales, estos profesionales tienen una base común.

 

*Aucal Business School oferta el máster en Orientación Educativa y Psicopedagogía. Esta formación tiene una duración de 9 meses en modalidad online, durante la que el objetivo principal será acercar al alumno a los temas que, con frecuencia, se suceden en la etapa educativa, como el acoso escolar, el consumo de drogas o el maltrato infantil, entre otros.

 

¿Crees que el papel del orientador es fundamental en los centros educativos?

¿Existe poco reconocimiento ante esta figura educativa?

 

 

Más información

Así será la educación en 2020: sin pacto, sin calidad y sin dinero

Docentes y expertos no confían en que se alcance un pacto de Estado sobre Educación en los próximos cinco años

 

 

 

 

 

Un comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − siete =