Evaluación efectiva en la educación

La capacidad de aprender de cada uno está en función de diferentes aspectos que interaccionan en la situación de aprendizaje, es decir, el ambiente donde se debe de desarrollar deberá ser lo más adecuado posible; las relaciones entre el alumno y el profesor y entre el alumno y la institución educativa, son quizás lo mas importante en toda el proceso educativo, y nunca se le da la importancia que tiene, ni se le dedica el tiempo necesario.

Evaluación efectiva

Aprender nace de una necesidad, de un deseo de hacerlo. La palabra necesidad parece sencilla de definir, pero de gran complejidad si se trata de explicar fuera de otros ámbitos que no sean los relacionados con la enseñanza. La detección es un proceso en el que se observa si un alumno no puede participar adecuadamente en los procesos educativos, o si los contextos no son los más adecuados para sus necesidades; todo esto puede ser percibido por el profesorado, por la familia o por otros profesionales, y serán los que formulen una demanda de evaluación psicopedagógica.

En ocasiones es el alumno quien expresa esa necesidad de apoyo, pero no suele ser lo habitual, salvo en alumnos en cursos superiores, suelen ser los docentes quienes detecten alguna anomalía, y también en casos muy esporádicos son los familiares quienes hacen un llamamiento al centro para poder dar cabida a esas necesidades. Sea de una manera u otra lo más importante es saber detectarlo y poder ponerle remedio cuanto antes.

Los centros deben hacer actividades que sean apasionantes para los padres para que así sientan que son protagonistas del proceso de sus hijos; es decir, que intervienen e interfieren en lo que pasa en el aula.

Hoy en día, un docente no es simplemente un transmisor de contenido y de información, puesto que los conocimientos están en muchas partes. El docente asume el papel de acompañante, de guía y de inspiración para el alumno.

En el proceso de evaluación pedagógica el principal propósito no es evaluar para clasificar, sino sobre todo, evaluar para entender al alumno y a su entorno, porque la capacidad de aprender es una expresión del tipo de relación construida con los otros. Pero  nunca debemos olvidar que la evaluación es el medio menos indicado para mostrar el poder del profesor ante el alumno y el medio menos apropiado para controlar las conductas de los alumnos. Hacerlo es síntoma de debilidad y de cobardía, mostrándose fuerte frente al débil, además de que distorsiona el significado de la evaluación.

¿ La evaluación es la enseñanza de la autoevaluación?

¿Se evalúa de manera correcta dentro de las aulas, o se debería enseñar a los docentes a hacerlo?


Te recomendamos el curso Máster en Educación Social impartido por nuestro Centro de Formación Aucal

Con este curso podrás desarrollar todas tus capacidades sociales, siendo tu vocación quien se pondrá al servicio de la comunidad.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 7 =