Trastornos de ansiedad en los niños

Los niños tienen más miedos de los que creemos, el más conocido es el miedo o ansiedad que pueden sufrir al separarse de su madre o de la figura de apego, pero hay más cosas que les producen ansiedad y que no siempre son vistas fácilmente. Y un niño que no es capaz de sanar sus miedos será un adulto estresado y con ansiedad.

Los trastornos de ansiedad en los niños no desaparecen por sí solos, sino que, por el contrario, se intensifican y predisponen a quien los padece a sufrir otros trastornos emocionales, así como también dificultades en el aprendizaje.

Es completamente normal tener sentimientos de ansiedad en determinadas situaciones y a determinadas edades. Con el tiempo, la mayoría de niños aprenden a manejar y gestionar sus emociones para responder a las diferentes situaciones que se les pueden presentar.

Sin embargo, para otros niños, las sensaciones de ansiedad son muy intensas o aparecen a menudo. En lugar de aprender a manejar la angustia, estos niños sufren ansiedad y se sienten cada vez peor. Es muy importante por tanto enseñar al niño a hablar de emociones, a afrontar sentimientos y no ocultarlos, y enseñarles a enfrentarse a sus problemas. De igual modo es muy importante aceptar sus limitaciones, no pretender que sea perfecto, pues esto le puede generar una ansiedad innecesaria cuando compruebe que no ha conseguido y esta decepcionando a su padres o a las personas que él admira.

Se cree que a los niños les gustan los animales y es bastante común que en edades tempranas tengan miedo, por mucho que nos empeñemos los adultos en ponérselos delante con la intención de que jueguen con ellos; y es perfectamente comprensible ese miedo, puesto que el animal se mueve y no sabe como va a reaccionar, no es un ser inerte ni es un juguete, por mucho que nos empeñemos en verlo así. También se cree que los niños son sociables por naturaleza, que su joven edad les permitirá acercarse a los desconocidos sin mayor problema, pero esto tampoco es cierto.

Es necesario diferenciar entre niños tímidos y niños con fobia social. Para que un niño tímido sea diagnosticado de este trastorno, la interferencia en diferentes áreas de su vida debe ser importante. Un niño tímido puede tener un grupo de amigos, estar integrado en clase, participar de forma activa en diferentes actividades y deportes, etc. El niño con fobia social evita todas esas situaciones, y si no le queda más remedio que enfrentarse a ellas las vivirá con temor y malestar. Los niños con este problema tienen dificultades para hacer amigos y se niegan a ir a la escuela. Los niños pueden tener serias dificultades para relacionarse y para adquirir las habilidades sociales que se les exige.

¿ Les exigimos demasiadas cosas a nuestros niños?

¿Por qué relacionamos niñez con ser sociable?

 

Formación relacionada

Encuentra todo lo que buscas en esta Área de Servicios Sociales con formaciones académicas muy reconocidas.

 

Aucal Business School

 

MÁS INFORMACIÓN

– Trastornos de ansiedad son más frecuentes en niños que en niñas: https://www.informador.com.mx/suplementos/2016/647487/6/trastornos-de-ansiedad-son-mas-frecuentes-en-ninos-que-en-ninas.htm

– Cómo descubrir y tratar la ansiedad en niños y adolescentes: https://www.primerahora.com/estilos-de-vida/madres/blog/dra-ingrid-marin/posts/comodescubrirytratarlaansiedadenninosyadolescentes-1154072/

 

4 comentarios

  1. Es fundamental que los niños se desarrollen de la manera más completa posible, y deben tomar consciencia de su cuerpo, de sus sensaciones y cambios de humor, y sobre todo, de sus sentimientos y de cómo les afecta cuanto les rodea… En Málaga he conocido talleres de Terapia Gestalt infantil en grupo que han tenido muy buena acogida y resultados en los chicos. Sería muy interesante que esta dinámica de grupos infantiles se extendiera.

    1. Hola querida Chus, estamos muy contentos que nos hayas leído. Efectivamente, es muy cierto lo que dices y lamentablemente muchos padres se olvidan de la importancia de estar atentos a sus hijos y participar en su desarrollo. Si quieres desarrollar una noticia de esos talleres infantiles, bienvenido sea, estamos para informar ese tipo de actividades que ayudan a esta sociedad. Te enviamos un abrazo.

  2. Yo creo que hay veces que los exigimos demasiado, les exigimos a estar sin hacer juido, muchas veces a no jugar por que nos molestan, a hacer tareas de adultos y no viendo que real mente son niños y lo que necesitan para su salud es jugar y divertirse, estoy hablando de niños de hasta 10 años.

    Saludos

    1. Excelente comentario Sergio. Lamentablemente lo que dices es verdad, nosotros los padres a veces no pensamos en ellos, y queremos perfección, una perfección que es imposible de cumplir, creándoles frustración. El sistema es duro para ellos, y a veces nosotros no se lo hacemos más fácil. Esperamos verte por aquí nuevamente. Un abrazo

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =