ayuno en Ramadán

Ramadán sí, pero con salud

El ayuno en Ramadán es una celebración que festeja el descenso del Corán. Durante un mes los musulmanes ayudan a diario desde antes del amanecer hasta que se pone el sol. Esta celebración está pensada para purificar el organismo. Sin embargo hay que tener claras ciertas pautas para que no nos resulte perjudicial.

El Ramadán o como perder hasta 7 kilos en un mes

El Ramadán, es el noveno mes del calendario lunar árabe. Es la celebración donde se festeja el descenso del Corán. El ayuno diario empieza antes del amanecer y termina con la puesta del sol. Están exentos de ayunar los que no puedan dejar de comer o beber por ser de edad avanzada.

Dependiendo de la comunidad a la que se pertenece pueden variar en forma y contenido. Los musulmanes chiitas esperan hasta que se disipen las señales del crepúsculo en el horizonte para romper el ayuno. A esta comida se le llama iftar. Lo cual puede suceder minutos después que para la mayoría de los sunitas.

Para muchos musulmanes romper el ayuno es sinónimo de comer con avidez. Algo que expertos y dietistas desaconsejan firmemente porque causan un aumento de peso además de problemas digestivos y de sueño. El ayuno en Ramadán puede mejorar la salud de la persona. Pero si la dieta no es adecuada puede empeorarla.

Recomendaciones dietéticas para el ayuno en Ramadán

El nutricionista marroquí Nabil Ayachi alerta sobre los errores más comunes dieta incorrecta y recuerda que el verdadero sentido del ayuno en Ramadán es purificar el organismo.

“Ramadán es el único mes en el que se puede perder hasta 7 kilos de peso sin riesgos” afirma Ayachi. Ya que el cuerpo, como reacción al ayuno, recurre a la grasa como segunda fuente de energía durante las horas de abstinencia, lo cual puede favorecer la pérdida de peso.

1.Entender el ayuno y los problemas médicos:

Es importante identificar a los pacientes con medicación que desean ayunar y evitar tomar la medicación durante este período. La fe islámica prohíbe la autolesión. Esto puede usarse como argumento para no saltarse la medicación, ya que ello podría ser contrario a la fe.

2.Rompiendo el ayuno:

Se recomienda consumir 5 o 6 dátiles empapados en leche. Los dátiles son ricos en potasio, que restauran el equilibrio de electrolitos y previenen la deshidratación. La leche es rica en calcio, agua y otros nutrientes. La combinación de ambos hacen un plato perfecto para recuperar energía. Tras romper el ayuno con un aperitivo se recomienda que los musulmanes recen unos minutos, antes de sentarse a comer su comida principal.

3. Importancia de los aperitivos:

Se aconseja consumir al menos 2 pequeños aperitivos entre la primera comida e irse a dormir. Son preferibles comidas de rápida digestión. Por ejemplo con proteínas de rápida absorción como claras de huevo, pollo sin piel  y fuentes de hidratos de carbono como frutas y cereales integrales.
El último aperitivo antes de ir a dormir debería ser más elevado en carbohidratos complejos o almidones y grasas ricas en ácidos grasos insaturados, como nueces, semillas y aguacate.

4. Suhour:

Esta comida se realiza cuando despiertan 1 a 2 horas antes de empezar a ayunar. Si esta comida está adecuadamente equilibrada puede ayudar a mantener los niveles de energía por la mañana. Debe ser una comida rica en carbohidratos y fibra. También proteína de digestión lenta, como la caseína del yogur, y grasas saludables, ideales para ralentizar el vaciado gástrico. Es aconsejable prepararla antes de irse a dormir para que permita dormir lo más posible.

Fisiología del ayuno

Los cambios que ocurren en el cuerpo durante el ayuno dependen de la duración continuada con que se realiza dicho ayuno. Durante el ayuno la glucosa se utiliza para proporcionar la energía necesaria. Una vez se ha gastado la glucosa disponible y sus reservas, la siguiente fuente de energía es la grasa corporal. Sólo tras un ayuno prolongado, el cuerpo utiliza la proteína muscular para obtener energía.

El ayuno en Ramadán dura desde el alba al anochecer. La adecuada reposición de nutrientes permite utilizar la grasa como forma de energía y previene la rotura de músculo para obtener proteína.

El uso de la grasa como fuente de energía favorece la pérdida de peso y preserva la masa muscular. También se eliminan las toxinas que pudieran estar acumuladas en la grasa, ya que esta es utilizada y eliminada por el cuerpo.

ayuno en Ramadán

Cambios fisiológicos durante el ayuno

Las principales variaciones que se producen en el organismo durante el ayuno en Ramadán son:

1. Estómago: durante el ayuno se reduce la producción ácida.

2. Hígado: Durante el ayuno, el hígado rompe el glucógeno hepático para liberar glucosa y mantener unos niveles adecuados de ésta en sangre.

3. Vesícula biliar: concentra la bilis durante el ayuno, preparándose para la siguiente comida.

4. Páncreas: durante el ayuno disminuye su actividad. Se reduce la producción de insulina y jugos digestivos

5. Intestino delgado: la producción de jugos se detiene.

6. Intestino grueso: es donde más agua se absorbe de la comida ingerida. Junto a los riñones es importante en el balance hídrico.

 

Elena Somolinos


Formación relacionada:

El Máster de Nutrición es una formación ideal para quien quiere especializarse en el mundo de la salud, frenar las excusas para no llevar una alimentación sana y entregar pautas alimentarias a personas que lo necesiten. Podrás gestionar y promover dietas alimenticias y contribuir con la salud y bienestar de las personas, además estudiarás acerca de la importancia de la nutrición deportiva, así como participar en el proceso, desarrollo y promoción de nuevos productos en el mercado, formar parte de la producción y distribución de los mismos. Se trata de una doble titulación. Solicita información aquí.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

cinco × 2 =