Sandía, de noche y de día

Sandía, de noche y de día

 

Con la llegada del calor apetecen platos ligeros, una abundante ingesta de líquidos y una mayor presencia de frutas en nuestra dieta. Una de las frutas que más calma la sed -gracias a su contenido en agua- es la sandía. Resulta una buena opción saludable para todos, especialmente para los grupos más vulnerables como son los niños y los ancianos.

Su pulpa suave permite que sea fácilmente masticada y deglutida. Su elevado aporte de agua la convierte en un potente hidratante, fundamental para las personas que muestran una negativa en el consumo de agua o bien tienen fisiológicamente disminuida la sensación de sed.

Por lo general, la sandía resulta fácil de digerir. Es cierto que, si se consume un buena porción después de comer, pueda resultar indigesta. Esto es debido a su gran contenido de agua, que puede diluir los jugos gástricos y retrasar la digestión de los alimentos, provocando así una sensación de hinchazón.

 

Entre las propiedades nutricionales de la sandía cabe destacar:

– Presencia de vitaminas como la vitamina A en forma de caroteno, vitaminas del grupo B como la B3 y B6  y, en menor proporción, la vitamina C.

– Minerales más abundantes como el manganeso y potasio.

– Sustancia antioxidante llamada licopeno, que actúa contra los radicales libres.

Citrulina, aminoácido beneficioso para la síntesis de óxido nítrico, un compuesto esencial para regular el tono vascular y la hemodinámica.

 

La sandía despierta mucho interés en aquellas personas que tienden a retener líquidos o que no orinan todo lo que deberían. Se ha visto que un consumo de esta en patologías como la presencia de cálculos renales, ácido úrico elevado, hipertensión arterial y otras patologías con retención de líquidos resulta beneficioso para su correcta evolución, gracias al bajo contenido de sodio en su composición. También en dislipemias y en el control de glucemia es un excelente aliado para su mejor mantenimiento.

Y no sólo resulta beneficiosa para patologías. Es útil para todos aquellos deportistas que sufren distensiones musculares, pues ayuda a calmar el dolor y a recuperar el músculo fatigado, gracias a que sus cantidades de L-citrulina -la cual se transforma en el cuerpo en L-arginina– y potasio ayudan a eliminar el amoníaco por la orina.

¿Por qué la sandía aparece en multitud de regímenes de adelgazamiento? El éxito reside en que se puede consumir el doble de cantidad, a diferencia de otras frutas, gracias a su bajo contenido calórico. Y, a pesar de la creencia popular, la sandía es una de las frutas con menos kilocalorías.

Así que calma la sed con una buena porción de sandía o un granizado natural casero y deja los refrescos y los zumos envasados para los más inteligentes.

 

*Aucal Business School oferta el máster en Dietética y Nutrición, en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija, que incluye la titulación de Técnico Superior en Dietética y Nutrición. Se proporciona al alumno un estudio completo de dietética y nutrición para poder diseñar intervenciones nutricionales y evaluaciones en el marco del conocimiento de los alimentos y procesos que conducen a su elaboración. Esta formación tiene una carga lectiva de 12 ECTS y la modalidad en la que se imparte es online. Si deseas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

¿Qué sueles tomar para calmar la sed?

¿Eres de los que les gusta detoxificar el cuerpo comiendo exclusivamente fruta durante 1 o 2 días?

 

 

Más información

Las cinco frutas cotidianas con más agua

Los beneficios de la sandía

 

3 comentarios

  1. Que bueno que aquí en Camerún consumen mucho esta fruta, lástima que muchas veces se venden en rodajas y empacadas en bolsas en puesto de la calle. Me parece una potencial fuente de gérmenes porque están expuestas a la manipulación, polvo y las altas temperaturas. Sería mejor cortarla en el momento y luego guardarlas a la sombra y cubierta, quizás sea mas higiénico y los nutrientes podrían conservarse mejor.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

cinco × dos =