Claves a tener en cuenta sobre la progesterona

A lo largo de la historia la sexualidad femenina y todo lo relacionado con ella ha sido un tema tabú, del que no se hablaba ni se tenía en cuenta en ningún ámbito.

Afortunadamente, con el paso del tiempo esto ha ido cambiando, y poco a poco la sexualidad y el cuerpo femenino se ha ido normalizando y tratando de la manera que se deben tratar estos temas. Esto es un alivio para muchas mujeres, que entienden que conocerse a una misma y su cuerpo es vital para tener una vida sana y completa, y para saber cómo actuar en determinadas situaciones.

Para contribuir a este propósito hoy os traemos algunas de las claves a tener en cuenta sobre la progesterona.

Antes de nada, es importante destacar que la progesterona también se produce en hombres, pero su impacto no es tan fuerte como en las mujeres, por lo que nos centraremos en ellas.

Para aquellas que no lo sepan, la progesterona natural, también conocida como la hormona sexual femenina, es una hormona que se desarrolla en el cuerpo a partir del primer ciclo menstrual en las mujeres. Aunque por su nombre y el momento de su aparición pueda parecer lo contrario, esta hormona aporta muchos beneficios al cuerpo, favoreciendo zonas como la vagina, el cuello uterino, la glándula mamaria, el riñón y la piel en general. Además, su función más importante es preparar el útero para una nueva concepción, es por eso que aparece en el cuerpo tras el primer ciclo menstrual, y no antes.

Entre sus beneficios, encontramos que ayuda al desarrollo del buen metabolismo, estimulando la energía y el apetito; promueve el revestimiento uterino; crea huesos fuertes, al promover la función de los osteoblastos; previene el cáncer uterino y de mama, al contrarrestar el efecto negativo del estrógeno; y reduce la retención de líquidos, gracias a que posee el poder de regular los niveles de agua y sodio con el fin de ofrecer el balance necesario entra la progesterona y el estrógeno.

Es importante saber que la progesterona también cumple la función de ser antiinflamatorio, que es capaz de reducir los niveles de estrés y ansiedad y que activa el proceso del embarazo, entre muchas otras funciones.

Los expertos recomiendan tener en cuenta esta hormona, informarse sobre ella para identificar los signos que puedan indicar una ausencia de ella, y acudir al médico si se nota cualquier problema. Por otro lado, estos mismos expertos afirman que una alimentación saludable es clave para producir progestágenos de forma sana y natural.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

12 − siete =