¿Qué debo saber sobre el nuevo etiquetado nutricional?

El etiquetado nutricional forma una parte muy importante a la hora de realizar la compra, en la decisión final de adquirir un producto u otro. O al menos debería serlo. A través de este artículo, Aucal quiere poner en conocimiento de todos, las últimas novedades relacionadas con la alimentación.

El 25 de Octubre del 2011 se publicó el Reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor. El texto reunía y actualizada una nueva normativa para el etiquetado y para la información nutricional. El objetivo de dicho cambio se debe a que los consumidores obtengan toda la información como medida de protección de la salud y así decidir con conocimiento de causa.

¿Y las empresas ya han actualizado toda esta información?

Como en cualquier normativa, se dejan unos periodos transitorios suficientemente amplios para adaptarse a las nuevas exigencias. En concreto de 3 años desde la entrada en vigor, lo cual quiere decir, que los envases de alimentos ya deben tener instaurados dichos cambios y, 5 años para el etiquetado nutricional. Éste última novedad será de aplicación en diciembre de este mismo año.

Así que es normal, que se puedan encontrar aún envases de alimentos con información incompleta.

¿Cuáles son las principales novedades?

La primera es la obligatoriedad de la información nutricional. Deberán llevar lo siguiente: el contenido del valor energético, de las grasas, de las grasas saturadas, de los hidratos de carbono, de los azúcares, de las proteínas y de la sal. La declaración nutricional debe ponerse por 100 gramos o por 100 ml. Además en algunos de los envases que últimamente hemos adquirido, también habremos podido visualizar toda esta información “por porción”. Esto es opcional y de carácter voluntario. Los ácidos grasos mono y poliinsaturados, los polialcoholes, la fibra alimentaria, las vitaminas y los minerales, pueden complementar el etiquetado de forma voluntaria.

 

Podrás encontrar alimentos exentos de etiquetado nutricional, como puedan ser los productos sin transformar o curados que incluyen un solo ingrediente; el agua, sal, especias, té, vinagres, aditivos alimentarios, bebidas con grado alcohólico volumétrico superior a 1,2 %, los alimentos en envases cuya superficie mayor es inferior a 25 cm2 (como mermeladas o mantequillas de hostelería), entre otros.

Otra novedad muy importante radica en el tamaño de la letra, que sean más legibles y claras. Éste era un hándicap para muchos, para los mayores de edad y no tan mayores. Sobre todo para aquellas personas que deseaban saber su composición por algún problema de salud o que se interesaban por el alimento en sí.

El país de origen también será obligatorio no sólo para la carne fresca de vacuno, sino también para la carne de cerdo, ovino, caprino y aves de corral.

Dada la época que estamos viviendo, la “era de los alérgenos”, también será obligatoria su aparición en el listado de ingredientes, diferenciándose de éstos en negrita o con otra composición tipográfica.

Para los aceites o grasas vegetales, deberán indicar qué tipo y no jugar al despiste como se hacía hasta el momento. Y por último, la inclusión de nanomaterial artificial incluido también en el listado de ingredientes.

En muchos envases se pueden encontrar pictogramas como el semáforo nutricional. Es importante que sepan discernir a qué hacen referencia los colores. Éste nos ayudará en la decisión final de adquirir el alimento, pero lo más importante será mirar la composición de ingredientes. No te dejes llevar por si tiene muchas o pocas calorías, fíjate en la calidad de las materias primas, ahí radica el éxito de una buena compra.

Lo que estarás pensado es, ¿pero debo o tengo que mirar de todo lo que compre los ingredientes? Pues la respuesta es la siguiente. Si quieres preservar tu salud y aprender a comer, la respuesta es obvia y, sino puedes buscar ayuda a un profesional de la nutrición.

Si quieres formarte como profesional en esta materia y educar a la población en este y otro temas, puedes aprenderlo con el máster en Dietética y Nutrición, que imparte Aucal Business School en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija, que incluye la titulación de Técnico Superior en Dietética y Nutrición. El objetivo principal es poder diseñar intervenciones nutricionales y evaluaciones en el marco del conocimiento de los alimentos y procesos que conducen a su elaboración.

 

¿Modificarías o añadirías algo más al etiquetado nutricional?

¿Con estas medidas conseguiremos reducir el sobrepeso y la obesidad en nuestro país?

 

 

Información relacionada

Guía para entender las etiquetas: los huevos, leche y otros alimentos

Pautas para entender el etiquetado de los alimentos

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

dos × 2 =