¿Son necesarios los probióticos para nuestro organismo?

Mucho se dice, pero poco se sabe, acerca de los probióticos. Existen contradicciones entre los expertos y los productores de estos alimentos. De un momento a otro se pusieron de moda y todo el mundo se puso a consumir. Existen muchas investigaciones científicas al respecto, pero no se ha podido comprobar en su totalidad su eficacia. Entonces nos preguntamos, ¿vale la pena consumirlos?…¿cuáles son las ventajas que nos brindan?.

Probióticos: ¿Qué son?

Probiótico significa, provida. Son microbios vivos esenciales para el organismo. Ya existen en nuestro cuerpo desde muy temprana edad, los adquirimos a través de la leche materna. Y más adelante a través de los alimentos, como el yogur y el chucrut, los más conocidos.

Lamentablemente, el negocio se ha adelantado a la investigación, tanto así, que hoy en día se encuentran probióticos en diferentes productos de uso cotidiano, como por ejemplo, en champús, lociones para afeitarse, desinfectantes, serums, cosmética facial, pastillas para la caspa y pasta de dientes, que en sus rotulaciones dice que los contienen.

Con respecto a esto el doctor, Francisco Guarner, presidente de la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos, dice lo siguiente: “el problema es que se está metiendo todo en un mismo saco: aquellos usos respaldados por ensayos clínicos y otros que no lo están”.

Debido a la masiva comercialización de muchos productos que dicen tener probióticos, se ha dejado un poco de lado la investigación seria de los alimentos que sí contienen probióticos y que son beneficiosos para la salud del ser humano, consumidos en su justa medida.

Los probióticos no son medicamentos

Los probióticos son recomendados para personas que sufren alguna alteración intestinal, como por ejemplo, intestino irritable, enfermedad de Crohn, hinchazón, exceso de flatulencias, diarreas persistentes en niños, y sobretodo, al consumir antibióticos recetados por un médico. No se sabe aún si en personas sanas tienen algún efecto beneficioso, ya que no se ha comprobado su efectividad  en esos casos. Faltan estudios e investigaciones al respecto.

“Hay una gran necesidad de nuevos ensayos bien diseñados y realizados para explorar el potencial en la presunta mejora de la salud que suponen para las personas sanas“, reconocía ya en 2016 Oluf Pedersen, autor de un metanálisis publicado en la revista Genome Medicine.

Además, “asegura que dos de los probióticos más utilizados por la industria alimentaria (los lactobacilos y las bifidobacterias) no tenían ningún efecto en la flora intestinal de individuos sin patologías, el principal colectivo al que se dirige su publicidad”.

Al ser suplementos alimenticios, no están regulados de manera estricta como debería ser, así como lo están los medicamentos. Y por lo visto, no necesitan probar su eficacia, sino, su inocuidad para ser comercializados. Al ser de venta masiva, son consumidos por todas los integrantes de la familia.

Debido a esta normativa pasiva o no muy exigente, es que se ha vuelto un gran negocio para los productores. La gente ama los probióticos y los consumen cada vez más, por lo tanto, es un negocio muy rentable hoy y a futuro.

Los probióticos se encuentran en varios formatos, como, pastillas, jarabes, sobres e integrados en alimentos.

Algunos beneficios de consumir alimentos probióticos

Nuestra flora intestinal puede desequilibrarse debido a varios factores, como, situaciones estresantes, cambios hormonales o el consumo de antibióticos, por decir algunos.
Al desequilibrarse nuestra microbiota entran en juego los probióticos, que son esenciales para nuestro sistema digestivo y para nuestra salud en general. Estos contribuyen a mantener la cantidad óptima de bacterias necesarias para nuestro organismo. Se pueden consumir en los alimentos o como suplementos.
Según el portal CuerpoMente, éstos serían algunos de los beneficios de consumir probióticos:
– Combaten la obesidad y la diabetes
– Contribuyen al bienestar emocional
– Cuidan el hígado
– Previenen los resfriados
– Combaten los efectos secundarios de los antibióticos
– Alivian el intestino irritable
 Algunos alimentos que contienen probióticos:
– Yogur de Soja
– Kéfir de agua
– Verduras fermentadas, como el chucrut.
– Miso, se obtiene de la fermentación de soja, arroz, trigo o cebada.
– Inulina (fibra soluble), se encuentra en el ajo, espárragos, alcachofas, puerros y cebolla.
– Fibra insoluble, se encuentra en los cereales integrales.
– Almidón resistente, se consigue de las patatas, legumbres y avena.

Años de investigaciones

Durante 30 años se han realizado investigaciones y no han llegado a dilucidar si su consumo tiene un reflejo en la calidad de vida de los usuarios. Sólo se pudo comprobar que su consumo era eficiente en algunos trastornos del aparato digestivo, como diarrea del viajero, síndrome del intestino irritable y las diarreas de niños que tomaron antibióticos.
Lo más revelador de las investigaciones fue, no poder comprobar su eficacia en algunos trastornos para los cuales también se prescriben, como reforzar el sistema inmunológico, perder peso, prevenir un eccema o dermatitis atópica, y tratar la vaginosis bacteriana, la diarrea crónica, la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, la mastitis o dolor mamario, el espectro autista, la enfermedad hepática, el asma, etc.
En resumen, los probióticos son buenos en general, pero lo ideal es que los consuman quienes tienen problemas o afecciones del aparato digestivo. Si se consumen en los alimentos, en forma natural, no tienen contraindicaciones para nadie. Aún faltan muchos estudios o investigaciones sobre este tema. No todo está dicho ni comprobado.
Sin ir más lejos, todos sabemos que una alimentación saludable y equilibrada nos proporciona todos los nutrientes necesarios para nuestro organismo.
Siempre es bueno apoyarse en los profesionales de la salud y de la nutrición a la hora de tomar decisiones sobre nuestra dieta alimenticia.

Fuentes utilizadas en este artículo:


Si quieres ser un profesional de la Nutrición, te recomendamos nuestro curso Máster en Dietética y Nutrición en nuestro centro de estudios Aucal Formación.

Este Máster tiene como objetivo preparar a los alumnos en forma integral con respecto a la Nutrición y Dietética.

Con el Máster en Dietética y Nutrición te especializarás en un área profesional en la que se está produciendo un incremento de la demanda de este tipo de profesionales, debido a la actual problemática de la alimentación. Este Máster es título propio de Fundación Aucal y con una carga lectiva de 600 horas (12 ECTS).

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

3 × 4 =