comedores de verano

Comedores escolares de verano: pan para hoy, hambre para mañana

La pobreza infantil no descansa ni se va de vacaciones: con la llegada del periodo estival hay muchas familias que no podrán mantener a sus hijos con unas mínimas condiciones alimentarias e higiénicas.

Para solventar esta situación, en nuestro país se ha comenzado a impulsar los  comedores en la época estival, para poder garantizar unos mínimos requisitos de alimentación en las familias más desfavorecidas.

Una situación insostenible

La llegada del verano, y por ende, la pérdida de calidad en la alimentación infantil no tiene ninguna justificación:  todos y cada uno de los niños en España deberían recibir una alimentación adecuada.

Esta medida debe hacerse siempre de una manera global, en el marco de actividades educativas y de ocio que ayuden a los niños a no verlo como algo negativo y que pueda estigmatizar a sus usuarios.

No es más que una medida de emergencia, necesaria para atender una realidad social que no cesa, marcada por la pobreza en pleno siglo XXI y  con unas tasas de pobreza infantil demasiado elevadas para tratarse, a priori, de un país desarrollado.

Unos datos alarmantes

Los datos son alarmantes y no decaen, al contrario, van a  la alza.

Estos menores se crían en situaciones de gran estrés económico. Es más probable que abandonen antes los estudios, que sufran obesidad  ( no es un problema de desnutrición, sino de malnutrición) , que sigan siendo pobres en edad adulta. La pobreza y la desigualdad se transmiten.

En las familias donde ocurre esto se genera más frustración, y las relaciones entre padres e hijos no suelen ser muy buenas. Esta pobreza infantil hace que se desaproveche mucho talento, muchas vidas que estarían resueltas y a las cuales no se ayuda lo suficiente.

Pan para hoy, hambre para mañana

Los niños que durante el verano siguen acudiendo a un comedor escolar, son suficientemente conscientes de su situación y camuflan su impotencia con la alegría propia  de los niños. Sin embargo, en el fondo, saben a lo que se enfrentan día a día.

La situación es más alarmante cuando los dos progenitores trabajan pero no son capaces de garantizar para sus hijos unas mínimas condiciones, lo cual nos lleva a plantearnos que algo está fallando, y de manera alarmante.

La solución no pasa por ofrecer servicios de verano gratuitos, quizás sí a corto plazo, pero no como medida definitiva. Esto tan solo cubre una pequeña parcela del gran problema que supone ser el tercer país de Europa con mas desigualdades sociales y económicas, con todo lo que esto supone.

Con las medidas sociales que se adoptan durante las vacaciones escolares, se pretende dar asistencia básica a las familias y también potenciar el papel de la familia en la educación de sus hijos, de manera que se fomente su implicación en el crecimiento integral de los menores. Ofreciendo así a los padres y madres herramientas y recursos para mejorar sus competencias, logrando a la vez mejorar el ánimo de estas familias.

¿Crees que las políticas de protección a la infancia son insuficientes?

¿ Por qué existen tantas desigualdades sociales?

Formación relacionada

La realidad del sector social requiere profesionales preparados y concienciados con las necesidades de los individuales. Por ello, Aucal ha decidido lanzar una serie de cursos para abordar las lagunas en el ámbito y reforzar los puntos clave de un sector necesario para el avance de la sociedad.

Psicopedagogía escolar es una formación en modalidad online y que entrega al alumno las herramientas para poder atender las necesidades de educación de los niños en sus diferentes etapas.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =