Hemocromatosis y sus recomendaciones dietéticas

¿Qué relación existe entre la anemia y la hemocromatosis? Aparentemente, suenan como si fueran dos enfermedades completamente diferentes, pero las une un mineral común llamado hierro. La anemia suele ser la más común de las dos dolencias entre las personas debido a la deficiencia de hierro.  Pero la hemocromatosis es, en cambio, consecuencia de un exceso de hierro en el organismo, que resulta tóxico y patológico.

Aucal ha querido plantear este importante tema porque es desconocido para muchas personas, y muy complicado para quien lo padece. Aquí van algunas sugerencias de qué alimentos son importantes incluir en la dieta diaria.

La hemocromatosis afecta a un menor número de personas. Esto es debido a la mutación de un gen que induce a un aumento en la absorción intestinal de hierro, depositándose así en diferentes órganos tales como el hígado – ocasionando cirrosis hepática – , en el páncreas – ocasionando diabetes mellitus – o incluso en la piel, mostrándose una hiperpigmentación cutánea.

Existen otras situaciones, como las transfusiones periódicas de sangre, en las que el hierro también puede verse acumulado, ocasionando una hemocromatosis secundaria.

hemocromatosis2

 

¿Cómo interviene la alimentación en el tratamiento?

Las recomendaciones dietéticas a seguir son:

 

Disminuir alimentos ricos en hierro, especialmente, en forma hemo, como son las carnes rojas, las vísceras, la carne de caballo, los pescados, los mariscos (almejas, ostras,…), los frutos secos (sésamo, pistachos, pipas o piñones) e, incluso, los alimentos fortificados en hierro.

– La dieta ha de ser rica en frutas y verduras, pero con bajo contenido en vitamina C. Conviene separar de las principales comidas alimentos con mayor contenido en dicha vitamina.

Restricción de bebidas alcohólicas.

– Se recomienda ingerir calcio a través de la dieta para disminuir la absorción de hierro hemo.

– Consumo de alimentos ricos en fitatos (legumbres, cereales integrales,…), los oxalatos (espinacas, acelgas, lechuga,…), el magnesio, los taninos, el té negro y verde.

Aumentar la ingesta de fibra a 40 gramos/día, acompañándose de alimentos ricos en hierro.

– La vitamina E, gracias a su poder antioxidante, puede reducir la actividad de radicales libres.

– Si no existe insuficiencia hepática o renal avanzada, puede llevarse a cabo una dieta hiperproteica a base de productos lácteos como la leche, el queso o de proteínas animales como la clara de huevo. Esta dieta contiene calcio y proteínas y es escasa en hierro.

Evitar el marisco crudo, debido a la presencia en el mismo de una bacteria llamada vibrio vulnificus que puede resultar mortal en los pacientes con hemocromatosis, pudiendo proliferar dicha bacteria en medio ferroso.

– Conviene evitar los utensilios y menaje de cocina fabricados con hierro.

 

No es necesario llevar a cabo todas estas medidas dietéticas a la vez, es decir, cada una se puede utilizar en unas u otras ingestas. Por ejemplo, en una de las comidas principales del día se pueden ingerir las proteínas; en otras, aportar más calcio y en otras, ingerir más oxalatos con los alimentos.

En ocasiones, las pautas dietéticas no son suficientes y es necesario recurrir a las flebotomías, que son extracciones de sangre. En el caso de que no se pudieran realizar las extracciones, se instauraría un tratamiento farmacológico a base de quelantes de hierro, que son capaces de fijarse al hierro de los tejidos y eliminarlo a través de la orina o las heces.

La mejoría de la hemocromatosis radica en limitar al máximo el aporte dietético de hierro, así como su absorción. Así que presta especial atención a los alimentos fortificados o enriquecidos y lee cada etiquetado nutricional. Te resultará útil y beneficioso para tu salud.

Una vez más, vemos que ningún alimento ni nutriente resulta bueno en exceso y que este mismo exceso puede conllevar enfermedades o patologías que, en ocasiones, se pueden evitar si prestamos especial atención a nuestra nutrición. Por ello Aucal tiene un Curso Técnico Superior en Dietética y Nutrición, en colaboración con la Universidad Antonio de Nebrija. El objetivo principal de esta formación es otorgar al alumno las bases para poder diseñar intervenciones nutricionales y concienciar acerca del carácter preventivo que una nutrición óptima tiene sobre la salud.

 

 

 

¿Crees que se debería ir a la consulta de un dietista-nutricionista para que pautase una dieta acorde a esta patología?

¿A cuántas personas de tu alrededor conoces que padezcan dicha enfermedad?

 

 

Información relacionada

Guía de la Hemocromatosis.

 

5 comentarios

  1. Un alimento muy indicado para este tipo de dietas son las leches vegetales. En concreto se puede optar por la leche de sésamo , que contiene mas calcio que la leche de origen animal.

    1. La hemocromatosis es un exceso de hierro en sangre, debe seguir un seguimiento médico para descubrir la causa. Pero a grandes rasgos, no comer alimentos ricos en hierro (carnes rojas, vísceras, mariscos y aumentar los alimentos ricos en fibra, leche y derivados.
      Además limitar el consumo de alcohol.

      Sobre el desayuno, depende de cada persona, pero es importante ingerir alimentos a primera hora del día, con el sueño son muchas horas de ayuno y el cuerpo necesita recuperar sus reservas.
      Un desayuno ideal puede incluir un lácteo, fruta y una fuente de hidratos de carbono y/ o proteínas.
      Espero haberte ayudado. Saludos

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

diecisiete + 4 =