¡Cuidado! Dietas que dañan a nuestro hígado

Poco sabemos realmente de la importancia que tiene el hígado en nuestro organismo, podemos destacar por ejemplo que es ahí donde llegan todos los nutrientes absorbidos y también se elaboran diferentes moléculas como proteínas, grasas, colesterol, etc. Veremos aquí los mejores cuidados y qué alimento daña este importante organismo.

¿Qué importancia tiene el hígado para nuestro cuerpo?

Un hígado dañado, sobrecargado de grasa o con deficiencia de sustancias protectoras puede no ser capaz de cumplir todas sus funciones, con lo que todo el organismo se ve afectado.

El hígado tiene una gran capacidad de regeneración, pero a la vez es muy sensible a las numerosas sustancias tóxicas que pueden dañarlo (fármacos, alcohol, excesos o carencias de nutrientes en nuestra dieta).

La dieta tiene un efecto claro sobre la salud del hígado.

Para proteger el hígado por una parte hay que tener en cuenta los factores protectores del hígado:

  • Dieta alta en antioxidantes: presentes en alimentos como el té y las frutas, que protegen al hígado frente a las reacciones orgánicas que producen radicales libres.
  • Vitamina C, presente en los cítricos como el limón: Interviene en la metabolización del colesterol y en la formación de ácidos biliares. Si se presenta carencia, aumenta la producción de piedras en la vesícula biliar.
  • Dieta alta en fibra: Así se disminuye la concentración de colesterol en la bilis y con ello la posibilidad de formación de cálculos biliares.
  • El control adecuado de la obesidad (evitando dietas muy drásticas que limiten mucho el aporte de hidratos de carbono y proteínas). El hígado fabrica cuerpos cetónicos cuando no recibe la dosis suficiente de hidratos de carbono a través de la dieta.
  • No ayunar después de comer en exceso: Es más recomendable una dieta muy baja en grasa, pero con suficiente aporte de hidratos de carbono.

Alimentos prohibidos para el hígado

Para el cuidado del hígado es necesario tener en cuenta los hábitos que no favorecen su buen funcionamiento y su correcta salud, como:

  • Comer en exceso y en abundancia. Obliga al hígado a procesar todos los nutrientes.
  • Platos demasiado grasos. La bilis es imprescindible para poder digerir las grasas El hígado elabora la cantidad de bilis que se necesita en función de la grasa de cada comida. Una dieta rica en grasa, supone más trabajo para el hígado. Cuando el hígado se ve dañado por un exceso de grasa aparece malestar digestivo e inapetencia.
  • Un alto consumo de alimentos ricos en colesterol. Aumenta la probabilidad de piedras en la vesícula biliar.
  • El alcohol. Se metaboliza en el hígado y su exceso de consumo es la principal causa de cirrosis hepática.
  • Las bebidas con cafeína, especialmente las bebidas energéticas.  
  • Beber poca agua. Para que el hígado este bien hidratado y facilitar su funcionamiento.

Resumiendo, para favorecer el buen funcionamiento de un órgano tan importante como el hígado hay que cuidar mucho lo que comemos y bebemos. Es recomendable aumentar los alimentos que lo favorecen y controlar los que tienen un efecto negativo en él.

¿Sabías de la importancia de este órgano?

¿Lo cuidas como debería ser?


Formación profesional relacionada

Máster de Nutrición, una formación de doble titulación que puedes estudiar pagándola en cuotas sin interés y de acuerdo a tu situación.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

tres × 5 =