el café

El café: ¿Ángel o demonio en nuestra dieta alimentaria? 

El café ha visto su fama afectada en los últimos tiempos, y ha pasado de ser una bebida casi sagrada a un veneno a evitar. Pero ¿qué hay de verdad en todo esto? ¿deberías dejar de disfrutar tu café por la mañana? 

¿Es realmente tan malo el café?

Los efectos del café en la salud generan controversia, donde algunos sectores proclaman sus maravillas y otros demonizan una bebida casi tan popular –y saludable- como el té.

Sin embargo, en medio de las afirmaciones y creencias populares, el café presenta realidades dispares:

¿El lado más positivo? Contiene una gran cantidad de antioxidantes y previene ciertas enfermedades, entre otros beneficios.

La cara menos amable del café está relacionada con la adicción y sus –nada agradables- efectos colaterales, además de relacionarse con una peor calidad de sueño e incremento de los niveles de ansiedad.

Aunque todo depende de cada persona.

Como verás, la respuesta a la pregunta ¿es bueno o malo el café? No es tan sencilla. Por ello, en el post de hoy trataremos de analizar los argumentos sobre sus beneficios y efectos secundarios negativos, y arrojar algo de luz sobre una sustancia tan controvertida como popular. No te lo pierdas.

Los nutrientes del café

Así es, el café contiene una gran cantidad de nutrientes y antioxidantes.En cuanto los primeros, el café contiene vitaminas B2,B5,B1,B3, potasio, magnesio y fósforo.Aunque, si por algo destaca el café, es por su alto contenido en antioxidantes.

A favor del café: no es tan malo como lo pintan

¿Sabías la cafeína estimula el metabolismo y mejora el rendimiento físico y mental? Además, algunos estudios sugieren que el café podría disminuir el riesgo de padecer demencia, Alzheimer o Parkinson.

Por otro lado, aunque no es significativo, también se ha encontrado relación entre el consumo de café y un menor riesgo de padecer diabetes de tipo 2.

Por último, un estudio de Harvard concluye que las personas que beben café tienen un 20% menos de riesgo de caer en una depresión

  • Mito sobre el café ¿Produce cáncer? | Uno de las preocupaciones más populares en torno al café es su relación con una mayor probabilidad de sufrir cáncer.

Y aunque sí es cierto que los granos tostados contienen acrolamidas, una categoría de componente cancerígeno, no existe evidencia de que las cantidades del café sean de relevancia a la hora de aumentar el riesgo de padecer cáncer.

En contra: los efectos secundarios de una sustancia adictiva

Es cierto que, a pesar de las evidencias mostradas en cuanto a sus beneficios, sí que existen una serie de efectos negativos a tener en cuenta.Aunque, como siempre, todo depende de cada persona.

Así, un consumo excesivo de cafeína se relaciona con un incremento de los niveles de ansiedad, la presión arterial y la aparición de palpitaciones y ataques de pánico.

Otro de los efectos secundarios menos deseados es el insomnio y una peor calidad del sueño. Aunque recalcamos que esto se produce si el consumo es excesivo.

Pero ¿cuándo se considera consumo excesivo? Todo depende de la tolerancia y la sensibilidad al café de cada persona. Aunque es cierto que lo recomendable es no superar los 200 mg por día, pasada esta cantidad comienzan a aparecer los efectos secundarios menos deseados como la dependencia, ansiedad nerviosismo y temblores.

Para hacernos una idea, una taza de café estándar puede contener entre 70 y 130 mg de cafeína.

Dicho esto, las cantidades para obtener un efecto varían, ya que a la larga genera tolerancia, por lo que es necesario aumentar su consumo para sentir los efectos.

el café

Por otro lado, la falta de cafeína tras un consumo regular genera unos efectos indeseados como dolor de cabeza, mareos, vómitos o insomnio.

Y si eres proclive a la tensión alta o una mala circulación sanguínea, tampoco es lo más recomendable.

La cafeína genera una dependencia que resta libertad en las decisiones nutricionales. Al ser adictiva, anula en cierto modo la voluntad de elección

Entonces…¿Deberías beber café?

Todo depende de tus necesidades, sensibilidad a este alcaloide y sobre todo, tu capacidad de control en su consumo.

Como verás, un consumo moderado aporta múltiples beneficios y si el café te aporta lo que necesitas ¿por qué vas parar de tomarlo? Siempre y cuando no sobrepases la cantidad y seas consciente de los efectos si te saltas la dosis, quizás no es mala continuar con disfrutando de tu taza de café.

Por otro lado, si el café te produce efectos indeseados, quizás es buena idea reducir su consumo, eso sí, siempre gradual para no sentir las consecuencias de la abstinencia.

Para hacer el café más saludable, lo mejor es tomarlo sin azúcar ni endulzantes artificiales

En definitiva, si no tienes ninguna condición que te impida beber café, la mejor manera de saber si te conviene o no, es analizar los efectos que tiene en tu patrón de sueño, estado de ánimo y fisiología. Conociendo lo que más te conviene, y actuando en consecuencia de manera honesta, puedes disfrutar de los beneficios del café.

Porque ya lo dijo Verdi-El café es un bálsamo para el corazón y el espíritu. 

Entonces, ¿Por qué renunciar al café?


Formación frente a la desinformación en nutrición

Como verás, aún queda mucho por hacer en el terreno de la nutrición y la dietética, y para ello, es necesario contar con una corriente de profesionales formados en los retos actuales de la nutrición para que informen a las personas sobre la realidad en cuanto al consumo del café, por ejemplo.

¿Te interesan las nuevas corrientes en dietas saludables? ¿Quieres conocer cómo mejorar la alimentación de las personas?

Si te gustaría participar en el mayor reto de nuestro tiempo: ayudar a las personas a comer una dieta saludable y adaptada a sus necesidades, entonces el máster en Nutrición y Diétetica, es para ti

Una formación que aúna las dos ramas de conocimiento de la ciencia que estudia nuestra relación con los alimentos y que responde a la pregunta qué es la nutrición.

Una doble titulación en colaboración con la Universidad Antonio de Nebrija que te prepara para afrontar los nuevos retos en nutrición y en base a ello, desarrollar una dieta personalizada acorde con los principios científicos de la nutrición, fisiología, anatomía y dietoterapia.


Webgrafía

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ana.10277

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1046/j.1468-1331.2002.00421

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28288025

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

dieciocho − 14 =