Pedagogía Hospitalaria

Pedagogía Hospitalaria: clave para evitar alteraciones psicológicas

El niño hospitalizado, incluso por un corto período de tiempo, puede sufrir diversas alteraciones psicológicas. La Pedagogía Hospitalaria es la clave para prevenir estos efectos.

La figura del pedagogo en un Hospital

Para prevenir los posibles efectos negativos que la hospitalización puede originar sobre el paciente pediátrico, el pedagogo puede jugar un papel fundamental.

Hasta hace bien poco, dentro de la vida rígida de un hospital no cabía la educación de los niños, y por supuesto mucho menos cualquier actividad lúdica.

La Pedagogía Hospitalaria constituye un modo especial de entender la Pedagogía. Se encuentra orientada y configurada por el hecho incontestable de la enfermedad y enmarcada por el ámbito concreto que constituye la institución hospitalaria donde se lleva a cabo.

Se ofrece como una Pedagogía de la vida y para la vida, que permita enriquecer a quien padece una enfermedad, transformando su sufrimiento en aprendizaje.

¿Qué es la Pedagogía Hospitalaria?

Se podría decir que la Pedagogía Hospitalaria se considera como una ramificación de la Educación Especial, por cuanto se ocupa de forma específica de los niños y niñas con problemas de salud, que al fin y al cabo son niños y niñas con necesidades educativas especiales.

Sin embargo, no puede considerarse como tarea primordial y exclusiva de la Pedagogía Hospitalaria únicamente la atención del niño hospitalizado y su familia.

Mientras la educación para la salud se dedica a promover acciones individuales que velan por la salud de lo colectivo, la pedagogía hospitalaria se ha encargado de la enfermedad de lo individual.

La labor del educador hospitalario debería comenzar desde el mismo momento en que el niño ingresa en el hospital, independientemente de la enfermedad que padezca o de la duración de su estancia hospitalaria.

Estas características habrá que tenerlas en cuenta, obviamente, para tomarlas como punto de partida y referencia para la elaboración de programas de intervención específicos para cada niño.

Pero nunca serán factores excluyentes para dejar de atender pedagógicamente a un niño.

Pedagogía Hospitalaria

En algunos hospitales, si el niño no va a estar ingresado un mínimo de días no se le considera susceptible de atención pedagógica,  ni se le ofrece la posibilidad de asistir al aula hospitalaria.

Y es que en este tema, cono en otros tantos cada país tienen una legislación, y ni que decir tiene que dentro de cada país cada comunidad autónoma,. estado o zona tendrá la suya propia.

Sería más que interesante trasladar la Pedagogía Hospitalaria a los colegios, formando e informando a los niños acerca de lo que es un hospital, incluso de las distintas enfermedades más frecuentes, enlazando con el tema de educación para la salud.

La mayoría de los niños que ingresan en un hospital lo hacen por urgencias.

Si en el colegio se les explica lo que se pueden encontrar al llegar a un hospital, la ansiedad-estado propia del ingreso desaparecería en gran medida y con ello la adaptación a la hospitalización será mayor.

 

¿Se trata el tema de las enfermedades con los niños de manera natural?

¿ Los niños hospitalizados tienen cubiertas todas sus necesidades?


El Máster de Psicopedagogía de Aucal entrega el asesoramiento pedagógico de las diferentes etapas hasta la adolescencia. Serás capaz de realizar planes de intervención para tratar cualquier anomalía y prevenir situaciones de maltrato o bullying, drogodependencia… A la vez que se fomenta valores esenciales como  la convivencia y la disciplina, además de una orientación educativa y profesional.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =